El metabolismo del yodo en el ser humano

El yodo es un elemento químico fundamental para el correcto funcionamiento de la glándula tiroidea. Gracias a él se realiza la síntesis de las hormonas tiroideas. La principal fuente de yodo de nuestro organismo es la ingesta de alimentos y se estima que tras la ingesta de yodo se alcanza la concentración máxima pasadas dos horas. La cantidad mínima que debemos consumir diariamente es de unos 200 microgramos.

Una vez ingerido se absorbe en el intestino delgado proximal. Cuando pasa al torrente circulatorio el yodo es captado por diferentes órganos: riñón, glándula tiroides, estómago, glándulas salivares.