¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward

Tratamiento del bocio

Hay pocos estudios sobre el diagnóstico y tratamiento del bocio. El abordaje de cada caso dependerá de su causa, tamaño y síntomas. Muchos pacientes en los cuales se detectan nódulos no necesitan ningún tratamiento en absoluto, aunque es habitual que sus médicos les sometan a controles periódicos por precaución.

El bocio nodular se puede manejar mediante observación por parte del médico, terapia farmacológica (levotiroxina y yodo) o cirugía. Cuando se decide tratar un caso de bocio nodular eutiroideo (sin afectación en la función de la tiroides) el objetivo es reducir el tamaño de la glándula, para lo cual puede practicarse cirugía o administrarse terapia con yodo radiactivo. Es una opción que se suele considerar cuando el tamaño de la tiroides produce dificultades al respirar o tragar, por ejemplo.

La terapia farmacológica es una opción para los nódulos pequeños, pero siempre bajo la consigna de evitar el hipertiroidismo iatrogénico (producido por el tratamiento). El seguimiento posterior del paciente vendrá determinado por la terapia elegida.

Se indica la terapia correspondiente cuando existen síntomas o se sospecha de una enfermedad subyacente. El médico indicará la terapia y realizará controles para determinar la dosis óptima que permite normalizar los niveles de hormonas en el organismo. Ese control es importante para el correcto funcionamiento de diversos órganos, el desarrollo y el crecimiento en casos infantiles y la protección de la salud cardiovascular, entre otros muchos mecanismos.

Es frecuente que los nódulos potencialmente cancerosos se operen.