¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward

Cáncer de tiroides

Aunque es común emplear la palabra ‘cáncer’ como si fuera una única enfermedad, en realidad el término abarca unas 200 patologías diferentes. El cáncer se produce cuando las células del organismo proliferan de forma descontrolada, pudiendo extenderse a otras partes del cuerpo.

En el cáncer de tiroides, las primeras células que crecen sin control son las de la tiroides, la glándula en forma de mariposa situada en la base del cuello.

El diagnóstico es particularmente común en adultos jóvenes, y es más frecuente en mujeres (tres de cada cuatro casos se dan en féminas). Los niños y adolescentes constituyen el 2% de los casos.

En los últimos tiempos se ha incrementado el riesgo de desarrollar esta enfermedad. De hecho, en algunas poblaciones su prevalencia se ha triplicado en las últimas décadas.

El 95 % de los tumores tiroideos son benignos.

El subtipo de cáncer tiroideo está estrechamente relacionado con su pronóstico y el tipo de tratamiento necesario.

Carcinoma diferenciado de tiroides. Es el más frecuente (90% de los casos), se subdivide en carcinoma papilar –por el tipo de células en las que se origina- (85% de los casos, con muy buen pronóstico y de crecimiento lento) y carcinoma folicular (10-15% de los casos, generalmente de buen pronóstico, aunque incluye la subcategoría de carcinoma de células de Hürthle, potencialmente más agresivo).

Carcinoma medular. Tiene su origen en las células conocidas como células C tiroideas o células parafoliculares. Representa el 5% de los cánceres de tiroides. Es posible detectarlo en fases muy tempranas por la elevación de los niveles de una hormona llamada calcitonina en la sangre.

Carcinoma anaplásico. Muy poco frecuente (entre el 2% y el 5% de los casos) y de presentación en edades avanzadas, sobre todo en mujeres. Es un cáncer difícil de tratar.

Linfoma tiroideo. Es una forma rara de cáncer de tiroides que se origina en las células del sistema inmune de la glándula. Típico en adultos de edad avanzada.