¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward

Hipertiroidismo

El término hipertiroidismo se utiliza para designar una alteración del metabolismo en la cual la tiroides, la glándula en forma de mariposa situada en la base del cuello, delante de la tráquea, produce hormonas en exceso (está hiperactiva). Las hormonas que segrega la tiroides afectan a muchos procesos del organismo, entre otros el ritmo cardiaco y la temperatura corporal. Cuando los niveles de hormonas son excesivos, el metabolismo se acelera, llegando a producir molestias y problemas de salud que pueden resultar serios y requieren terapia.

Si no se trata, el hipertiroidismo puede causar problemas en el corazón, los huesos, los músculos y la salud reproductiva.

El hipertiroidismo puede afectar a cualquier persona, pero es unas diez veces más frecuente en mujeres que en hombres.

Ante la sospecha de hipertiroidismo, el médico buscará signos en un examen físico y una confirmación del diagnóstico con pruebas analíticas para medir los niveles de hormonas tiroideas -tiroxina (T4), triyodotironina (T3) y hormona estimulante de la tiroides (TSH)- en la sangre. Es frecuente que en casos de hipertiroidismo los niveles de las dos primeras sean elevados y que la TSH esté por debajo del umbral considerado normal.

Puesto que el hipertiroidismo tiene un componente familiar, es posible que un reconocimiento médico en personas con parentesco sirva para identificar nuevos casos.

Son especialmente propensos a desarrollar hipertiroidismo los individuos:

  • Con antecedentes familiares de enfermedad tiroidea
  • Quienes padecen enfermedades como la anemia perniciosa, diabetes tipo 1 o insuficiencia suprarrenal
  • Personas expuestas a ingesta excesiva de yodo por vía medicamentosa o en la dieta
  • Mujeres a partir de los 60 años o que han estado embarazadas en los seis meses previos.

No abundan los datos sobre los casos de esta dolencia en España, pero hay estudios que indican que la prevalencia de hipertiroidismo desconocido (personas afectadas pero que no han sido diagnosticadas ni reciben tratamiento) es de 1,72%. Otros trabajos han planteado que únicamente la mitad de las personas con alteraciones de la función de la tiroides son conscientes de su condición. El 0,8% de los pacientes ingresados en servicios de Medicina Interna padece hipertiroidismo.

Por otro lado, hay evidencias científicas que asocian el hipertiroidismo subclínico (sin síntomas manifiestos) no tratado con progresión a hipertiroidismo manifiesto, episodios cardiacos adversos, reducción de la densidad mineral ósea y aumento de síntomas depresivos, en especial en personas mayores de 50 años.