¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward

Síntomas de hipertiroidismo

Los síntomas de hipertiroidismo dependen de cada paciente y son numerosos, aunque es poco probable que se presenten todos en una persona. Su presentación puede ser repentina o gradual y, mientras que algunos individuos experimentan síntomas leves, en otros pueden ser severos y afectar seriamente a la calidad de vida.

En sus fases iniciales la enfermedad puede confundirse con simples molestias o incluso con estrés. En pacientes mayores de 60 años, los síntomas pueden interpretarse como indicios de depresión o demencia. También en mayores se han observado síntomas como pérdida de apetito y tendencia al aislamiento.

La coincidencia de varios síntomas, interpretados en su conjunto, permite reconocer la enfermedad, un diagnóstico que se confirmará con pruebas de diagnóstico específicas.

Entre otros, el hipertiroidismo se puede manifestar con los siguientes síntomas:

  • Irritabilidad
  • Nerviosismo
  • Cambios bruscos de humor
  • Fatiga o debilidad muscular
  • Intolerancia al calor
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Temblor en las manos
  • Frecuencia cardiaca incrementada o irregular
  • Pérdida de peso (incluso con mayor apetito)
  • Bocio

Por otro lado, se consideran signos de tiroides hiperactiva el enrojecimiento de las palmas de las manos, debilidad de las uñas, urticaria, pérdida de cabello y problemas oculares como enrojecimiento, sequedad, inflamación de los párpados o problemas de visión tales como sensibilidad a la luz o visión borrosa.

Estos últimos, englobados bajo las denominaciones ‘enfermedad ocular tiroidea’ y ‘oftalmopatía de Graves’, afectan a una de cada tres personas con hipertiroidismo causado por enfermedad de Graves. Es frecuente que remitan con el tratamiento del hipertiroidismo. Se recomienda adoptar medidas preventivas para evitar el desarrollo de la oftalmopatía tiroidea: evitar el consumo de tabaco, controlar la función tiroidea tan pronto como sea posible y diseñar un tratamiento farmacológico individualizado en pacientes vulnerables.

Una complicación poco frecuente es la crisis tirotóxica o tormenta tiroidea, con un incremento súbito de las hormonas en sangre. Es una manifestación extrema de la enfermedad que puede suponer un riesgo vital.