¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Foto cocina sartén con alimentos para hipotiroidismo
Compartir

Alimentos para el hipotiroidismo: ¿cuál es su influencia en la enfermedad?

Teniendo en cuenta que la glándula tiroides necesita yodo para fabricar las hormonas tiroideas y que este nos llega con los alimentos es importante mantener un aporte adecuado de este oligoelemento para que la función tiroidea sea normal. Ingerir poco o demasiado yodo puede causar o agravar el hipotiroidismo.

Cuando falta yodo, el agrandamiento de la glándula tiroides o bocio es un signo que nos puede hacer sospechar esta deficiencia.  En niños que no han recibido suficiente yodo, además del bocio se puede observar un importante retraso en el crecimiento y en el desarrollo intelectual.

Además de la deficiencia de yodo en la dieta, el aporte del mismo puede estar interferido por algunas sustancias químicas como pesticidas, compuestos clorados, o algunos medicamentos  o por sustancias que están presentes de manera natural en algunos vegetales y que pueden bloquear la absorción y la utilización del yodo. Se denominan sustancias bociógenas.

Los bociógenos de la dieta se pueden encontrar en algunas hortalizas como col o repollo, coliflor, coles de Bruselas, brócoli, nabos, rábanos, mostaza y se reconocen por un ligero sabor picante y un aroma intenso. El efecto tóxico para la tiroides de estas hortalizas ocurre sólo cuando se comen crudas, este efecto se inactiva por el calor, por eso se recomienda consumirlas cocinadas o fermentadas. Algo similar ocurre con la yuca que también se debe cocinar antes de consumir. La soja también tiene un efecto tóxico para la tiroides por su contenido en isoflavonas, con un potente efecto bloqueador de la peroxidasa tiroidea, enzima necesaria para la síntesis de hormonas tiroideas. Se recomienda evitar los concentrados de isoflavonas de soja, moderar el consumo de soja en la dieta de los adultos y evitarlo en la infancia ya que puede inducir o agravar el hipotiroidismo.

El tabaco contiene, entre sus muchas sustancias tóxicas, algunas que afectan de manera nociva a la tiroides. Una de ellas es el tiocianato, un compuesto bociógeno tóxico del humo de tabaco, que actúa como un inhibidor competitivo de la captación de yodo. Se ha comprobado que cuando se combina la deficiencia de yodo con el consumo de tabaco, la prevalencia de bocio es mayor que en las zonas con suficiente aporte de yodo. Dejar de fumar tiene muchos efectos beneficiosos para la salud en general y para la tiroides en particular.

< Anterior | Siguiente >
Compartir