¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Análisis tiroides
Compartir

¿Qué análisis son necesarios para la detección de enfermedades del tiroides?

La glándula tiroides, situada en la parte delantera del cuello, está compuesta de dos lóbulos unidos por una parte más estrecha denominada istmo. La tiroides segrega dos hormonas principales que llegan al riego sanguíneo.

 

  • Tiroxina- Contiene cuatro átomos de yodo y también se conoce como T4.
  • Triyodotironina- (T3), que contiene tres átomos de yodo. Es la hormona en su forma biológicamente activa, y regula el metabolismo del cuerpo.

 

Las cantidades de T4 y T3 que produce la tiroides dependen de la pituitaria, una glándula situada bajo el cerebro. La pituitaria registra los niveles de hormonas que hay en la sangre, algo parecido a lo que hace el termostato de una casa con la temperatura. Así, segrega la hormona llamada hormona estimulante de la tiroides (TSH), que activa la producción de T4, cuando los niveles son bajos. Si los niveles son excesivamente altos, la pituitaria deja de producir TSH para que la tiroides a su vez produzca menos T4.

 

Para saber si la tiroides funciona correctamente, se realizan análisis de sangre que miden las cantidades de estas hormonas en el organismo, detectando su falta o su exceso.

 

¿Cuáles son los análisis de la función tiroidea?

 

Las pruebas o análisis de tiroides para estudiar la función tiroidea son:

 

  • Análisis de TSH
  • Análisis de T4
  • Análisis de T3 (esta prueba se realiza ocasionalmente)

 

Se obtiene una muestra de sangre del paciente y se envía al laboratorio para su estudio. Habitualmente, se miden los niveles de T4 o T3 “libres” (entonces, se denominan FT4 y FT3). Los laboratorios emplean rangos de referencia para comparar los resultados de una persona con los de la población sana.

Durante el embarazo, los niveles séricos (en suero sanguíneo) de TSH que se consideran normales son diferentes a los de la población general. Los expertos sugieren que lo ideal es basarse en los rangos de referencia de mujeres embarazadas sanas de la misma población que la paciente.

Los rangos que se consideran normales son sólo una referencia orientativa, y pueden variar según los laboratorios. También son diferentes cuando el análisis de la tiroides se realiza en un bebé o un niño pequeño.

 

Otros análisis de la tiroides

  1. Prueba de anticuerpos tiroideos- En condiciones normales, el sistema inmunológico del organismo nos protege de invasores como las bacterias y los virus, destruyéndolos con sustancias denominadas anticuerpos. Los anticuerpos se producen en las células llamadas linfocitos. En muchos pacientes con hipotiroidismo o hipertiroidismo, los linfocitos producen anticuerpos contra la propia tiroides, lo cual puede estimularla o bien dañarla.

Un análisis para medir los niveles de anticuerpos tiroideos puede ayudar a diagnosticar la causa de los problemas de la glándula. Por ejemplo, un análisis con resultado positivo para anticuerpos anti-peroxidasa tiroidea o anti-tiroglobulina en una persona con hipotiroidismo equivale a un diagnóstico de enfermedad de Hashimoto.

  1. Análisis de tiroglobulina- La tiroglobulina (Tg) es una proteína que producen las células tiroideas normales y las células tiroideas cancerígenas. No es una medida de la función tiroidea ni sirve para diagnosticar cáncer cuando aún se preserva la tiroides. Se usa sobre todo en pacientes que se han sometido a cirugía contra el cáncer, para monitorizar su estado tras el tratamiento.

Otra prueba, que no es un análisis de sangre sino un procedimiento más complejo, es el test de captación de yodo radiactivo, que se emplea para medir la cantidad de radioactividad que toma la glándula, y puede dar una idea de si está funcionando correctamente.

También puede ser necesario realizar pruebas de imagen, entre otros test, para llegar a un diagnóstico definitivo.

 

 

FUENTES

British Thyroid Foundation. Guides. Thyroid Function Tests.

American Thyroid Association.

 

< Anterior | Siguiente >
Compartir