¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Imagen representativa de anticuerpos
Compartir

¿Cuáles son los principales anticuerpos asociados con la glándula tiroides?

Es posible que haya oído hablar de las pruebas de anticuerpos tiroideos o que haya visto referencias a éstos en los resultados de sus análisis de sangre.

 

El organismo produce anticuerpos como parte de la respuesta normal del sistema inmunológico a invasores como virus o bacterias. En ocasiones, ciertas proteínas del cuerpo, que funcionan con normalidad, son atacadas por los anticuerpos del sistema inmunológico por error. Cuando esto sucede, células sanas del organismo pueden resultar dañadas o totalmente destruidas. Si se trata de células de la glándula tiroides, hablamos de anticuerpos de la tiroides.

 

Los anticuerpos de la glándula tiroides más comunes son:

 

  1. Anticuerpos antiperoxidasa tiroideos (TPO Ab- “Ab” es la abreviatura de anticuerpos), también denominados anticuerpos antimicrosomales

 

  1. Anticuerpos antitiroglobulina (TgAb)

 

  1. Inmunoglobulina estimulante de la tiroides (TSI)

 

  • El primer grupo, los TPO Ab, se encuentran en concentraciones elevadas en pacientes con enfermedad de Hashimoto (tiroiditis autoinmune). En esos casos, las células de la glándula tiroides son atacadas y destruidas lentamente. Los pacientes con niveles elevados de estos anticuerpos o bien tienen enfermedad de Hashimoto o bien la van a desarrollar en el futuro, con la subsiguiente reducción de la función de la tiroides. Se encuentran niveles elevados de estos anticuerpos en prácticamente todos los casos de enfermedad de Hashimoto, y también están elevados en cerca del 65% de las personas que padecen enfermedad de Graves.

 

  • El grupo de los anticuerpos tiroideos TgAb muestra niveles elevados en la sangre de pacientes con tiroiditis autoinmune, pero en menor grado.

 

  • Los anticuerpos de la tiroides de la tercera categoría, los anticuerpos TSI, ejercen sus efectos sobre los receptores de la hormona estimulante de la tiroides, también conocida por el acrónimo TSH (hormona estimulante de la tiroides). El resultado es que estos se activan de forma anormal, estimulando la glándula tiroides y haciendo que produzca hormonas en exceso. Este mecanismo explica la enfermedad de Graves, cuyo detonante principal son estos anticuerpos.

 

 

En miembros de la familia de algunos pacientes con enfermedades de la tiroides se han observado niveles elevados de los tres tipos de anticuerpos sin que se manifestara ningún síntoma clínico. Esto puede deberse a que la tiroides no resulta afectada en un grado lo suficientemente grave en el momento del análisis, y puede compensar estas anormalidades. No obstante, esas personas están en situación de riesgo, quizá de cara al futuro, y deberían someterse a controles médicos con regularidad, cada seis meses o un año, para evaluar el funcionamiento de su tiroides.

 

Algunos expertos recomiendan que cualquier elevación de anticuerpos de la tiroides, por pequeña que sea, debe considerarse como sospecha de enfermedad en el futuro. Los niveles que se detectan en los análisis dependen, entre otras cosas, del método que se emplea en el laboratorio que los lleva a cabo.

 

Rangos normales

 

En general, se consideran normales los niveles de:

 

  • Anticuerpos antitiroglobulina (TgAb) por debajo de los 200 mUI/ml o un índice por debajo de 0,9.
  • Anticuerpos antiperoxidasa tiroideos por debajo 150 mUI/ml o un índice no superior a 0,9.

 

Según los expertos, “es perfectamente posible establecer una estrecha correlación entre los niveles de anticuerpos tiroideos presentes en sangre y la severidad de la enfermedad”: Cuanto mayores son los niveles, más severa es la enfermedad.

 

Como las enfermedades autoinmunes tienen una elevada prevalencia entre la población general, y la enfermedad autoinmune tiroidea es una de las más representativas, los anticuerpos de la tiroides se detectan con bastante frecuencia tanto en personas con enfermedades de la tiroides como en sujetos que no tienen síntomas. De hecho, hay autores que han investigado la acción de estos anticuerpos en otros sistemas del organismo.

 

FUENTES

Thyroid UK. Thyroid antibodies.

Fröhlich E, et al. Thyroid Autoimmunity: Role of Anti-thyroid Antibodies in Thyroid and Extra-Thyroidal Diseases. Front Immunol. 2017; 8: 521.

NIH. Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU. Enciclopedia Médica. Examen de inmunoglobulina estimulante de la tiroides (TSI)

 

< Anterior | Siguiente >
Compartir