¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
personas cogidas de la mano
Compartir

¿Qué es el bocio difuso?

El bocio es una inflamación de la glándula tiroides que provoca un abultamiento en la parte frontal del cuello. Los nódulos, por su parte, son cualquier tipo de crecimiento anormal de las células de la tiroides, que se presentan como bultos dentro de la glándula, independientemente de que sean lo suficientemente grandes para provocar bocio o no. 

El término “bocio” se refiere al aumento de tamaño de la glándula, sin más. Es importante tener en cuenta que el bocio en sí no significa que la glándula tiroides no esté funcionando bien. Hay varias circunstancias en las que puede presentarse el bocio:

Tipos de nódulos tiroideos

  • Nódulo solitario- Son la forma más benigna de nódulos y con frecuencia no requieren tratamiento.
  • Nódulos múltiples (bocio multinodular)- Relativamente comunes y benignos, a menos que provoquen problemas al tragar o respirar.
  • Bocio difuso- Suele ser consecuencia de condiciones autoinmunes de la tiroides, como la enfermedad de Hashimoto y la enfermedad de Graves. Por lo tanto, se asocia con hipotiroidismo o hipertiroidismo, respectivamente. También se conoce como bocio difuso porque la inflamación afecta a toda la glándula (en lugar de presentarse como nódulos) y es blanda al tacto.
  • Bocio retrotraqueal- Forma de bocio multinodular que crece por detrás del esternón. Puede oprimir la tráquea o el esófago. En estos casos suele considerarse la conveniencia de cirugía.

El bocio difuso tóxico, en el cual se producen demasiadas hormonas tiroideas, fue descrito por primera vez por el médico inglés Caleb H. Parry y también se conoce como enfermedad de Graves y enfermedad de Basedow.

En el bocio difuso tóxico o bocio por hipertiroidismo, la glándula aumenta su tamaño y produce hormonas en exceso. Eso hace que el metabolismo se acelere. La respuesta a este fenómeno depende de la edad, el sexo y el estado general de salud de la persona que lo padece.

Síntomas del bocio difuso tóxico

  • Pérdida súbita de peso sin otra explicación
  • Taquicardia
  • Aumento del apetito
  • Ansiedad, nerviosismo e irritabilidad
  • Sudoración excesiva
  • Temblores
  • Alteraciones del ciclo menstrual
  • Fatiga, debilidad muscular
  • Intolerancia al calor
  • Dificultad para dormir
  • Aumento de la actividad intestinal
  • Debilidad del cabello y las uñas

La condición es generalmente benigna, aunque la intensidad de los síntomas varía entre personas y es necesario un seguimiento de cada caso en la consulta del médico.

El bocio difuso puede estar relacionado también con la enfermedad de Hashimoto. En menor medida, se ha asociado con otras enfermedades de origen autoinmune.

En el hipotiroidismo, la inflamación de la tiroides se produce porque al no haber suficientes hormonas tiroideas en el organismo la estimulación constante de la glándula para que produzca más hormonas hace que aumente de tamaño: bocio difuso por hipotiroidismo.

Síntomas de bocio difuso por hipotiroidismo

  • Cansancio
  • Debilidad, dolor o calambres musculares
  • Intolerancia al frío
  • Aumento de peso
  • Estreñimiento
  • Depresión
  • Sequedad y descamación de la piel, el cabello y las uñas
  • Alteraciones del ciclo menstrual
  • Hormigueo o sensaciones punzantes en manos y dedos (síndrome del túnel carpiano)

No es infrecuente que las personas mayores con hipotiroidismo desarrollen problemas cognitivos, como fallos en la memoria.

En los niños, el hipotiroidismo afecta al desarrollo y el crecimiento.

En adolescentes, es posible que la pubertad sea precoz.

El diagnóstico de bocio

Habitualmente, el diagnóstico de bocio tiene lugar durante un reconocimiento médico habitual, en el cual el facultativo aprecia al tacto el aumento en el tamaño de la tiroides.

A partir de ese momento, se llevarán a cabo diversas pruebas para determinar la causa del bocio. Lo más frecuente es que se realicen en primer lugar las pruebas de función tiroidea para establecer si la glándula está funcionando en exceso o por el contrario no produce suficientes hormonas. Todas las pruebas de diagnóstico que se realicen después irán dependiendo de los resultados de ese primer análisis.

Si el bocio es difuso y en el análisis hay indicios de hipertiroidismo, el médico pedirá pruebas para confirmar el diagnóstico. Si, por el contrario, los indicios apuntan a hipotiroidismo, las pruebas adicionales estarán pensadas para confirmarlo.

Otros test empleados para determinar la causa del bocio, además de los análisis de sangre, son el escáner (TC) o gammagrafía de tiroides, la ecografía de tiroides y la punción con aguja fina (PAAF).

< Anterior | Siguiente >
Compartir