¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Operación de tiroides ¿cuándo es necesario?

Cirugía de la glándula tiroidesLa cirugía de la glándula tiroides o tiroidectomía se realiza  generalmente por los siguientes motivos:

  • Como tratamiento de la tirotoxicosis, por enfermedad de Graves o por bocio nodular o multinodular tóxicos, especialmente cuando no es conveniente el tratamiento con yodo radiactivo como ocurre en pacientes muy jóvenes, aquellos con bocios muy grandes, en mujeres embarazadas y aquellos con oftalmopatía tiroidea severa.
  • Para establecer el diagnóstico definitivo de un tumor tiroideo, especialmente cuando el análisis citológico posterior a la punción aspiración con aguja fina no es concluyente.
  • Para tratar tumores tiroideos benignos o malignos.
  • Para aliviar síntomas compresivos o dificultades respiratorias asociadas a procesos benignos o malignos de la tiroides.
  • Para eliminar un bocio antiestético.
  • Para eliminar grandes bocios con extensión dentro del tórax o bocios endotorácicos, especialmente cuando causan dificultades respiratorias.

La mayoría de los pacientes que van a ser operados suelen tener una función tiroidea normal  y no requieren  una preparación previa especial, pero cuando existe hipotiroidismo o hipertiroidismo es muy importante lograr antes la normalización de la función tiroidea y evitar algunas de las posibles complicaciones de la cirugía tiroidea:

  • Tormenta tiroidea o crisis tirotóxica en hipertiroidismos no controlados antes de la operación.
  • Hemorragia de la herida, como en cualquier cirugía.
  • Infección de la herida, como en cualquier cirugía.
  • Lesión del nervio laríngeo recurrente, con disfonía posterior. Es menos frecuente con cirujanos expertos en tiroides.
  • Hipoparatiroidismo transitorio o definitivo, con tendencia a una disminución de los niveles de calcio en la sangre.
  • Hipotiroidismo definitivo cuando se extirpa toda o gran parte de la glándula tiroides.

La cirugía tiroidea suele ser muy segura y con mínimas complicaciones potenciales. Como para cualquier cirugía cada paciente debería ser evaluado por si existieran otras enfermedades, especialmente en pacientes  de mayor edad, quienes tienen más probabilidades de sufrir complicaciones postquirúrgicas y hospitalizaciones más prolongadas que los jóvenes después de una tiroidectomía.

En los últimos años se han desarrollado nuevas técnicas quirúrgicas de tiroidectomía llamadas mínimamente invasivas que permiten incisiones más pequeñas y recuperación post operatoria más rápida y con menos complicaciones que con la cirugía tradicional.

< Anterior | Siguiente >
Compartir