¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Diagnóstico de hipotiroidismo: primeras recomendaciones médicas

Cuando se sospecha que un paciente tiene hipotiroidismo es necesario demostrar que existe una deficiencia de hormonas tiroideas.

Además de los síntomas generales, que son inespecíficos, hay algunos signos o síntomas que tienen especial importancia para ser investigados. Como por ejemplo: un retraso de crecimiento en niños y adolescentes o la presencia de bocio a cualquier edad. Es conveniente descartar un hipotiroidismo antes o al inicio de los embarazos (antes de la semana 10), especialmente en personas con mayor riesgo de padecerlo, en quienes tienen antecedentes familiares enfermedades de tiroides o personas con enfermedades autoinmunes o historia familiar de las mismas -como insuficiencia suprarrenal, diabetes tipo 1, anemia perniciosa, enfermedad celíaca- o personas con Síndrome de Down.Como el examen clínico solo nos dará la información en los casos más severos, la gran mayoría de los pacientes necesitará un análisis de sangre para averiguar los valores de TSH y T4 libre.

Si se demuestra el hipotiroidismo, es necesario a continuación averiguar la causa del mismo, ya que nos permitirá identificar los casos que son potencialmente reversibles, como ocurre en la tiroiditis subaguda y en la tiroiditis postparto. Es igualmente importante conocer si el origen del hipotiroidismo está en la glándula tiroides (hipotiroidismo primario: TSH alta y T4 libre normal o baja) o en la hipófisis (hipotiroidismo secundario: TSH normal o baja y T4 libre baja).

Para averiguar la causa del hipotiroidismo es importante obtener datos de la historia de cada paciente, como la antigüedad de los síntomas, el antecedente de un parto reciente,  la presencia o no de bocio, si el bocio es doloroso o no, el antecedente de una cirugía tiroidea, un tratamiento previo con yodo radiactivo (I131), medicamentos para tratar el hipertiroidismo, o incluso una posible exposición a un exceso de yodo.

En los análisis de sangre será útil demostrar la presencia de anticuerpos antitiroideos, especialmente los denominados anticuerpos anti-peroxidasa tiroidea o anticuerpos anti-TPO (según sus siglas en inglés). Estos son más elevados en la tiroiditis crónica, la causa más frecuente de hipotiroidismo. Raramente es reversible y requerirá un tratamiento sustitutivo con tiroxina de por vida.

En algunos casos es conveniente realizar una ecografía tiroidea y/o un estudio de medicina nuclear -gammagrafía tiroidea y captaciones de yodo radioactivo- para aclarar el origen de la enfermedad.

Con el diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado, la recuperación de una buena calidad de vida está asegurada.

< Anterior | Siguiente >
Compartir