¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Recomendaciones para evitar problemas de tiroides en el embarazo

El embarazo y el parto son momentos muy emocionantes, pero también pueden ser muy confusos ya que usted se enfrenta a una gran cantidad de información relacionada con su salud y la de su niño. Una situación que las madres deben conocer es la disfunción tiroidea y sus problemas que, ya que si no se tratan, pueden ocasionar perjuicios para ella y su bebé.

Los problemas con el tiroides pueden ocurrir durante todo el embarazo, dejando a la madre y el bebé en riesgo potencial de sufrir complicaciones graves si no se tratan. La mejor manera de evitar esto es garantizar que dichos problemas son adecuadamente tratados. El primer paso para esto es hacer revisar la función tiroidea por su médico si está planificando su embarazo.

Aproximadamente el 5% de las mujeres desarrollan hipotiroidismo durante el embarazo. Sin embargo, muchas veces esto puede pasar inadvertido ya que los síntomas pueden ser similares a los cambios corporales que se producen naturalmente durante el embarazo, como aumento de peso, cansancio e hinchazón, somnolencia, fatiga, debilidad, dolor muscular entre otros.

Por ello las manifestaciones clínicas pueden no ser llamativas.

Es recomendable que una mujer embarazada se haga analíticas de hormonas tiroideas en los siguientes casos:

  • Historial personal o familiar de enfermedad tiroidea
  • Padecer síntomas claros de hipo/hipertiroidismo (anemia, hipercolesterolemia, fatiga exagerada, etc)
  • Haber padecido Diabetes tipo I
  • Haber padecido alguna enfermedad autoinmune
  • Historial de infertilidad, abortos o partos prematuros
  • Si se han recibido tratamientos médicos que hayan implicado radiaciones de cabeza o cuello
  • Si se está o ha estado en tratamiento con Lito y/o amiodarona

Un hipotiroidismo no controlado supone una serie de riesgos para el bebé que va a nacer:

  • Aborto en el primer trimestre de embarazo.
  • Parto prematuro.
  • Según algunos estudios los niños nacidos de madres con hipotiroidismo no controlado  tenían un cociente intelectual más bajo y problemas en el desarrollo psicomotor.
  • Incluso puede favorecer la aparición de defectos en el desarrollo neurológico del bebé que llevan a un retraso mental conocido como cretinismo.

Por el contrario con los controles adecuados el hipotiroidismo no afectará al bebé.

El tratamiento del hipotiroidismo no presenta ningún riesgo para el feto ni para la madre. La única precaución que el médico tomará será controlar exhaustivamente el tratamiento para no transformar el hipotiroidismo en hipertiroidismo.

< Anterior | Siguiente >
Compartir