¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
ojos enfermedad de Graves-Basedow
Compartir

Enfermedad de Graves-Basedow: ¿Qué es y cómo puedo detectarla?

La enfermedad de Graves-Basedow es una forma de tiroiditis, una enfermedad autoinmune que provoca una estimulación de la glándula tiroides. Constituye la forma más frecuente de hipertiroidismo (actividad excesiva de la tiroides). Otra forma de denominarla es sencillamente enfermedad de Graves.

Se presenta sobre todo en mujeres (en una proporción de 8:1 frente a los varones) y en la mediana edad. También es la causa más frecuente de hipertiroidismo en la edad pediátrica, aunque es extremadamente rara en niños en edad preescolar.

Los signos y síntomas pueden incluir:

  • La tríada clásica de síntomas está formada por hipertiroidismo, bocio y exoftalmos (protuberancia de los ojos)

De todas formas, puesto que las hormonas tiroideas cumplen muchas funciones en el organismo, hay síntomas muy diversos que pueden deberse a la enfermedad de Graves-Basedow:

  • Fatiga
  • Alteraciones endocrinas como:
    • Pérdida de peso con apetito aumentado
    • Intolerancia al calor
    • Metabolismo basal elevado (cantidad de energía que el cuerpo necesita para realizar diversas funciones)
  • Alteraciones cardiacas como:
    • Arritmias (sobre todo fibrilación auricular)
    • Taquicardia (incremento de la tasa cardiaca)
    • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Dado que los anticuerpos que dañan la tiroides son similares a los que afectan a los ojos, es frecuente que se presenten también síntomas oculares tales como:
    • Oftalmopatía tiroidea (también conocida por el acrónimo TED en inglés)
      • Una característica retracción de los párpados (signo de Dalrymple)
      • Falta de sinergia entre los movimientos de los parpados superiores y los globos oculares (signo de von Gräfe)
      • Exoftalmos o proptosis (protuberancia del globo ocular)
  • Síntomas dermatológicos
    • Hipersudoración
    • Onicolisis (destrucción del tejido de las uñas)
    • Eritema (enrojecimiento) de las palmas de las manos
  • Síntomas neurológicos
    • Temblor (especialmente acusado al extender los brazos)
    • Debilidad
    • Cefalea
    • Miopatía proximal (dificultad al levantarse de un asiento)
  • Síntomas gastrointestinales
  • Diarrea (frecuente)
  • Vómitos (raro)

Cuando el médico sospecha de enfermedad de Graves-Basedow por los síntomas que presenta un paciente, solicita un análisis de sangre, en el que las hormonas tiroideas elevadas confirman el diagnóstico.

Es habitual que los niveles de T4 (tiroxina) sean superiores a los normales en personas con enfermedad de Graves-Basedow, mientras que la hormona conocida como TSH (la hormona estimulante de la tiroides) muestra niveles bajos. También es posible que los niveles de yodo ligado a proteínas sean altos.

El médico puede notar bocio (aumento del tamaño de la tiroides) al tacto o bien apreciarlo en pruebas de imagen.

En el análisis de sangre puede pedirse también una prueba para detectar la presencia de anticuerpos antitiroideos.

Para tratar la enfermedad de Graves-Basedow pueden emplearse medicamentos, yodo radiactivo o cirugía.

Medicamentos antitiroideos

  • Son fármacos que pueden devolver la actividad de la tiroides a la normalidad. Suele comenzarse el tratamiento con una dosis alta y revisiones frecuentes en la consulta, junto con análisis de sangre. La dosis se va ajustando hasta encontrar la que es idónea para el paciente.
  • Como todos los fármacos, pueden provocar efectos adversos, que suelen ser leves, e incluyen náuseas o reacción en la piel.
  • En casos raros se ha visto agranulocitosis (descenso del número de glóbulos blancos llamados granulocitos) en personas que toman estos medicamentos. Acuda inmediatamente al médico si se presentan úlceras en la boca, molestias en la garganta o fiebre sin causa clara.
  • También es muy infrecuente el daño hepático. Busque atención médica inmediata si aprecia un color amarillento en los ojos o la piel.
  • La duración del tratamiento dependerá de diversos factores, entre ellos la edad del paciente y la presencia de otras enfermedades.

Yodo radiactivo

  • Es frecuente que esta terapia sea la opción para pacientes mayores con enfermedad de Graves-Basedow. Suele recomendarse cuando la terapia farmacológica o la cirugía no han dado buenos resultados o bien están contraindicadas.
  • La terapia con yodo radiactivo no es apropiada en mujeres embarazadas, personas con oftalmopatía, nódulos solitarios ni en pacientes jóvenes.
  • Tras su administración, lo habitual es que la persona desarrolle hipotiroidismo, que se trata tomando un suplemento diariamente.

Cirugía

Es la terapia que suele recomendarse en personas jóvenes o durante el embarazo. En general, se recomienda la cirugía en casos de enfermedad de Graves-Basedow con bocio de gran tamaño (sobre todo si oprime la tráquea), nódulos sospechosos u otros indicios de cáncer de tiroides y en personas que padecen enfermedad ocular.

Si no se trata, la enfermedad de Graves-Basedow puede dar lugar a complicaciones serias, incluyendo defectos congénitos y aborto espontáneo en mujeres embarazadas. En casos extremos, puede poner en peligro la vida del paciente. La enfermedad de Graves-Basedow suele ir acompañada de una aceleración del ritmo cardiaco, con potenciales complicaciones en el funcionamiento del corazón.

< Anterior | Siguiente >
Compartir