¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Hormonas tiroideas altas - Hombre apoya cabeza en tripa embarazada
Compartir

Hormonas tiroideas altas: cómo evitar los problemas que ocasionan

Cuando la glándula tiroidea produce demasiadas hormonas lo que se denomina hipertiroidismo, se producen cambios debido a  que el metabolismo funciona acelerado. En el embarazo, si aparece, suele estar causado con mayor frecuencia por la enfermedad autoinmune de Graves.

Si no se trata adecuadamente, el hipertiroidismo en el embarazo aumenta el riesgo de aborto, parto inmaduro o prematuro, un crecimiento deficiente del bebé y defectos físicos. Además, las embarazadas pueden tener una presión arterial aumentada (preeclampsia), o riesgo de insuficiencia cardíaca.

Para identificar el hipertiroidismo hay que tener en cuenta estos síntomas:

  • Pérdida o no ganancia de peso
  • Frecuencia cardiaca alta (taquicardia)
  • Ojos saltones
  • Temblor de manos
  • Debilidad
  • Cabello fino y frágil
  • Deposiciones frecuentes
  • Bocio
  • Piel fina y muy suave
  • Aumento de la sudoración

Algunos especialistas recomiendan hacer un cribado antes de la décima semana de gestación para ver si la embarazada tiene hipertiroidismo o hipotiroidismo, mientras que otro grupo sólo lo sugiere en las mujeres de alto riesgo, como pueden ser las mayores de 30 años, las que tienen antecedentes familiares, bocio, los anticuerpos antitiroideos altos, diabetes mellitus tipo 1 y las que hayan recibido tratamiento previo con yodo radiactivo o cirugía tiroidea.

Para poder manejar bien el hipotiroidismo en el embarazo, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomiendan realizar un cribado a todas las mujeres embarazas antes de la semana diez. No obstante, otros especialistas sugieren que sólo lo hagan las con mayor  riesgo.)***

Para controlar el hipertiroidismo durante el embarazo existen varios fármacos antitiorideos en las mínimas dosis útiles. El PTU (propiltiouracilo) se recomienda en el primer trimestre y el metimazol en el segundo y tercero y también durante la lactancia. Si existiera mala respuesta o intolerancia al tratamiento con fármacos antitiroideos puede indicarse la cirugía (tiroidectomía subtotal) en el segundo trimestre. Para comprobar el funcionamiento de la glándula tiroides, debe prolongarse después de que nazca el bebé, puesto que puede haber un empeoramiento o recidiva del mismo.

< Anterior | Siguiente >
Compartir