¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Hipotiroidismo y fertilidad - pareja cogidos mano agarrando patucos
Compartir

Hipotiroidismo y fertilidad: ¿cómo se relacionan? ¿qué efectos tienen la una sobre la otra?

El hipotiroidismo, la enfermedad de los síntomas silenciosos, afecta entre un uno y un cuatro por ciento a la población general. Como hemos comentado en otras publicaciones, esta enfermedad es hasta diez veces más frecuente entre el sexo femenino, especialmente a partir de los 40 años.

Los momentos donde aparece un riesgo mayor de disfunción tiroidea están ligados al ciclo reproductivo de la mujer, pues son aquellos donde puede darse un cambio metabólico e inmunológico más pronunciado. Por este motivo, las mujeres en edad fértil son un grupo de riesgo a tener en cuenta.

El inicio del hipotiroidismo, en la mayoría de los casos, es progresivo y cursa sin síntomas evidentes que puedan alertar a quien lo padece. Esto puede durar años, de tal modo que muchas mujeres que tienen la enfermedad no lo saben. Pero aún teniendo la glándula tiroides afectada, no todas las alteraciones implican problemas en la fertilidad femenina. Si la tiroides, ese órgano con forma de mariposa, está alterada anatómicamente –nódulos, bocio– pero su función se encuentra conservada, no se darán problemas de fertilidad. Por el contrario si la función tiroidea se encuentra disminuida como sucede en el hipotiroidismo, conseguir un embarazo o lograr que la gestación sea exitosa puede ser un gran reto.

¿Por qué afecta el hipotiroidismo al ciclo reproductivo femenino? Cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroxina, todo el metabolismo se altera, también el metabolismo de las hormonas sexuales y de las proteínas que las transportan  (SHBG), como consecuencia las hormonas que regulan  la ovulación  (LH y FSH) pueden perder sus ritmos de secreción y en algunos casos puede ocurrir un fallo en la ovulación.  Las alteraciones más frecuentes del ciclo menstrual son los retrasos (oligomenorrea) y el sangrado abundante (hipermenorrea). Ocasionalmente, las reglas pueden faltar durante meses (amenorrea) y aparecer secreción de leche por los pezones (galactorrea) debido a un aumento de la prolactina, otra hormona hipofisaria. Todo esto es reversible con el tratamiento con tiroxina.

Estudios recientes afirman que “la prevalencia de la enfermedad tiroidea en mujeres con problemas de fertilidad es significativamente mayor comparada con un grupo de mujeres de la misma edad y tiroides normal” (Grassi  y colaboradores, 2001). Por este motivo, se recomienda que todas aquellas mujeres que tengan dificultades a la hora de lograr un embarazo se realicen pruebas diagnósticas de tiroides. Si se confirma el diagnóstico de hipotiroidismo, el tratamiento con tiroxina contribuirá a que los problemas de fertilidad desaparezcan consiguiendo embarazos normales, siempre y cuando se siga el tratamiento adecuado.

Dependiendo del grado de hipotiroidismo, la ovulación y el embarazo pueden llegar a ocurrir pero si el hipotiroidismo no es detectado y tratado a tiempo pueden haber complicaciones tanto para la madre (aumento del riesgo de abortos, anemia, hipertensión durante el embarazo, desprendimiento prematuro de la placenta, partos prematuros, hemorragias postparto) como para el bebé (bajo peso al nacer, distrés respiratorio, alteraciones del desarrollo neurológico y psicológico, disminución del coeficiente intelectual y de la capacidad de aprendizaje). Con un diagnóstico precoz de hipotiroidismo y su tratamiento una vez que la disfunción tiroidea es controlada los riesgos tanto para la futura madre como para el feto son mucho menores.

< Anterior | Siguiente >
Compartir