¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Funcionamiento tiroides - Foto barbilla cuello mujer rubia
Compartir

¿Cómo preservar el buen funcionamiento de la glándula tiroides?

Las disfunciones de la glándula tiroides pueden aparecer de modo espontáneo, especialmente en la población femenina. Es importante para nuestra salud y para nuestra calidad de vida intentar preservar el funcionamiento de este pequeño órgano con forma de mariposa, pues es fundamental tanto para el control del metabolismo basal del organismo, como para la mayoría de las funciones corporales.

La alimentación es un factor importante a la hora de cuidar la glándula tiroides. La falta de yodo puede derivar en bocio (aumento de tamaño de la tiroides) y/o hipotiroidismo por ello se recomienda incorporar a la dieta sal yodada, además de consumir productos ricos en este mineral como pescados, mariscos, lácteos o huevos. La deficiencia de yodo en la alimentación hace que otras deficiencias (hierro, vitamina A, selenio) también aumenten el riesgo de bocio.

Algunos alimentos pueden producir bocio cuando se consumen crudos y en exceso, son los bociógenos de la dieta: col o repollo, coliflor, coles de Bruselas, brócoli, nabos, rábanos, mostaza, yuca, etc. Estos alimentos dejan de ser nocivos cuando se cocinan o fermentan. Se recomienda moderar el consumo de soja en la dieta de los adultos y evitarlo en la infancia ya que puede inducir o agravar el hipotiroidismo.

El tabaco contiene, entre muchas sustancias tóxicas, el tiocianato, que actúa como un inhibidor de la captación de yodo. Cuando se combina la deficiencia de yodo con el consumo de tabaco, la prevalencia de bocio es mayor.

En los casos donde hay un exceso de hormonas tiroideas, hipertiroidismo, los niveles de zinc se ven afectados. Por ese motivo es recomendable consumir carne, productos lácteos, nueces, legumbres y cereales de grano entero que son relativamente ricos en zinc.

En cualquier caso, cuidar la alimentación es siempre muy importante. La dieta mediterránea, con moderación y variada está más que recomendada para preservar nuestra salud general ya que aporta todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo. No se recomienda tomar suplementos nutricionales sin indicación médica, ya que los excesos de algunos nutrientes son tan o más perjudiciales como sus deficiencias.

Hacer ejercicio de manera regular es una sana costumbre que también beneficiará a nuestra glándula tiroides, pues mejora la circulación y ayudará a prevenir el aumento de peso.

Llevar una vida tranquila y controlar el estrés también puede beneficiarnos notablemente.

En definitiva, es vital atender a las señales de nuestro cuerpo, cuidarnos por dentro y por fuera. La tiroides controla un sinfín de funciones en nuestro organismo, si la ayudamos y mejoramos nuestros hábitos ello repercutirá positivamente en nuestra calidad de vida.

Además, el diagnóstico precoz de cualquier alteración tiroidea es el mejor cuidado que podemos proporcionar a la tiroides. Si notas la aparición repentina de síntomas que te alertan es importante consultar con tu médico habitual para salir de dudas.

Consejos de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición en: http://www.seen.es/docs/publico/enfermedades/tiroides/alteraciones-funcion-tiroidea.pdf

< Anterior | Siguiente >
Compartir