¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Hipertiroidismo y embarazo - Embarazada sostiene tripa imagen ecografía bebe superpuesta
Compartir

Hipertiroidismo y embarazo: Efectos en el bebé y la madre

Ya hemos visto que los trastornos de la glándula tiroides pueden darse durante el embarazo, debido al esfuerzo que este pequeño e importante órgano hace durante la gestación. El hipotiroidismo es el más habitual, pero también puede darse la otra cara de la moneda, el hipertiroidismo, también llamada tiroides hiperactiva.

El hipertiroidismo es una enfermedad menos frecuente que el hipotiroidismo pero su diagnóstico y tratamiento es igualmente importante, sobre todo si hablamos de la mujer embarazada. Pero es cierto que los síntomas tienden a atenuarse a medida que el embarazo avanza. Esto no significa que no sea grave, o que no necesite tratamiento.

La causa más frecuente de hipertiroidismo en el embarazo es la Enfermedad de Graves-Basedow. Lo habitual es un cuadro de síntomas intensos durante el primer trimestre, dando paso a una fase de mayor normalidad hacia la mitad del embarazo, para después volver a ser más floridos durante el postparto.

Dada esta importante característica es fundamental un diagnóstico adecuado con prontitud, pues si se deja pasar el tiempo los síntomas pueden quedar enmascarados, con las graves consecuencias que puede suponer para el feto.

Aparte de los síntomas ya conocidos de la enfermedad hay dos señales que nos darán la pista definitiva para saber que ese malestar no es consecuencia del embarazo:

  •  Latido cardiaco de frecuencia superior a 100 pulsaciones por minuto
  • Pérdida de peso o incapacidad para ganarlo

Posibles efectos de un hipertiroidismo no controlado en el bebé y en la madre:

  • Mayor riesgo de parto prematuro
  • Aborto espontáneo
  • Preeclampsia (hipertensión en el embarazo)
  • Muerte fetal
  • Problemas de peso en el feto
  • Insuficiencia cardíaca en la madre
  • Posible bocio del bebé tras el nacimiento (desaparecerá a las pocas semanas)
  • Taquicardia fetal
  • Retardo de crecimiento intrauterino

Queda clara la importancia de un tratamiento adecuado. El pronóstico de la madre y el feto es muy bueno cuando el diagnóstico y tratamiento se comienza en las primeras semanas de embarazo. Si por el contrario el tratamiento se inicia hacia la mitad de la gestación los riesgos de complicaciones son mayores.

¿Consideras importantes unas medidas diagnósticas exhaustivas?, ¿crees que se realizan todas las pruebas necesarias para evitar que este tipo de enfermedades se produzcan durante el embarazo?

< Anterior | Siguiente >
Compartir