¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Hipotiroidismo en embarazo - embarazada vestido rojo manos sobre tripa
Compartir

Cómo conocer y tratar el hipotiroidismo en el embarazo

Durante el embarazo tienen lugar numerosos cambios físicos y emocionales a los que hay que prestar especial atención. Uno de estos cambios lo experimenta la tiroides, una glándula con forma de mariposa que está situada en la base del cuello, delante de la tráquea. Cuando la tiroides no logra aumentar la producción de T4 (tiroxina), según las nuevas necesidades del embarazo, ocurre el hipotiroidismo.

En el embarazo, el hipotiroidismo puede estar causado por una enfermedad autoinmune (cuando el sistema inmunitario ataca por error a la glándula tiroides y la va destruyendo poco a poco) denominada tiroiditis crónica o tiroiditis de Hashimoto.

También tenemos que tener en cuenta que el hipotiroidismo durante el embarazo se puede deber a una deficiencia de yodo, elemento necesario para la producción de las hormonas tiroideas.

Algunos de los síntomas más comunes del hipotiroidismo son similares a los cambios físicos que se producen con la gestación. Los más destacados son:

  • Fatiga, somnolencia o debilidad
  • Intolerancia al frío
  • Deterioro de la memoria
  • Aumento de peso o dificultad para perderlo pese a llevar una dieta adecuada y hacer ejercicio frecuente
  • Depresión
  • Estreñimiento
  • Dolor articular o muscular
  • Pelo o uñas finos y frágiles
  • Piel seca y con escamas

Para poder manejar bien el hipotiroidismo en el embarazo, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomiendan realizar un cribado a todas las mujeres embarazas antes de la semana diez. No obstante, otros especialistas sugieren que sólo lo hagan las con mayor  riesgo.

Una vez diagnosticado el hipotiroidismo, hay que tratarlo. La levotiroxina sintética tiene la misma estructura y función que la tiroxina o T4 producida por la tiroides. Este tratamiento es seguro tanto en el embarazo como en la lactancia.

< Anterior | Siguiente >
Compartir