¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
corredor corriendo
Compartir

¿Cuáles son las funciones de la hormona T3 en el organismo?

La triyodotironina es una hormona tiroidea. Otra forma de designarla es T3. Desempeña una función importante en el control del metabolismo (muchos de los procesos que el organismo lleva a cabo para funcionar). Otra forma de referirse a la triyodotironina es “la forma activa de la hormona tiroidea tiroxina”.

¿De dónde sale la T3?

  • Se estima que aproximadamente un 20% de la T3 es segregada (secretada) directamente desde la glándula tiroides al riego sanguíneo.
  • El 80% restante es producto de la conversión de tiroxina en órganos como el hígado y los riñones.

Las hormonas tiroideas intervienen en funciones tan importantes como el ritmo de los latidos del corazón, las funciones digestivas, el control de los músculos, el desarrollo del cerebro y la fortaleza de los huesos.

Las hormonas tiroideas, tiroxina y triyodotironina, son producidas y liberadas en el organismo con el control de un sistema en el cual participan:

  • El hipotálamo- Un área cerebral que está justo encima de la pituitaria o hipófisis. Su principal función es mantener el cuerpo en un estado de equilibrio que se conoce como homeostasia. Para cumplir esa función, el hipotálamo comunica los sistemas nervioso y endocrino, y eso afecta a:
    • La temperatura corporal
    • La sed
    • El apetito y el control del peso corporal
    • Las emociones
    • Los ciclos de sueño
    • Los impulsos sexuales
    • La presión arterial y la tasa cardiaca
    • La producción de sustancias en el tracto digestivo
    • El equilibrio de fluidos en el organismo
  • La glándula pituitaria- Es una pequeña glándula en la base del cráneo, por debajo del cerebro. También se conoce como hipófisis. Es la “glándula jefe”, ya que sus hormonas regulan otras importantes glándulas:
    • La glándula adrenérgica
    • La tiroides
    • Las glándulas reproductivas
  • La glándula tiroides- La glándula en forma de mariposa en la parte delantera del cuello.

La activación de las hormonas tiroideas se controla después de su producción y liberación en el organismo en otros tejidos:

  • El hígado
  • El cerebro
  • Los riñones

En esta fase intervienen unas enzimas denominadas deiodinasas, que convierten la tiroxina en la forma activa: triyodotironina. La mayor parte de la triyodotironina circulante (el 80%) se produce de esta forma.

 El sistema de producción de hormonas tiroideas está regulado por un proceso informativo circular que funciona de la siguiente forma:

Cuando los niveles de tiroxina y triyodotironina se elevan

  1. inhiben la liberación de hormona liberadora de tirotropina en el hipotálamo
  2. inhiben la liberación de hormona estimulante de la tiroides (TSH) en la tiroides

Así, el organismo mantiene un nivel constante de hormonas tiroideas.

¿Exceso de triyodotironina?

Cuando una persona tiene niveles demasiado elevados de hormonas tiroideas en la sangre, se dice que padece tirotoxicosis. Esta situación puede ser consecuencia de varias alteraciones, entre otras:

Algunos síntomas de tirotoxicosis son bocio (aumento del tamaño de la glándula), intolerancia al calor, pérdida de peso, aumento del apetito, alteraciones del tracto intestinal y de los ciclos menstruales, aceleración o irregularidad del ritmo cardiaco, palpitaciones, fatiga, irritabilidad, pérdida del cabello, temblores y retroceso de los párpados.

¿Escasez de triyodotironina?

El hipotiroidismo es la forma de designar la falta de hormonas tiroideas. Puede deberse a:

  • Una enfermedad autoinmune
  • Falta de yodo en la dieta
  • Ciertos medicamentos

Como las hormonas tiroideas son fundamentales para la el desarrollo físico y mental, el hipotiroidismo puede afectar gravemente al desarrollo del fetal y al crecimiento normal del bebé.

En adultos, el hipotiroidismo se traduce en un ritmo atenuado de las funciones corporales, con síntomas como intolerancia al frío, fatiga, menor frecuencia en los latidos del corazón, aumento de peso, menor apetito, fallos en la memoria, depresión, infertilidad y rigidez muscular, entre otros.

< Anterior | Siguiente >
Compartir