¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Diferentes opciones de tratamiento del hipertiroidismo

El tratamiento del hipertiroidismo se adaptará a cada paciente según la causa y la gravedad de la enfermedad, la edad o presencia de otras enfermedades y la posibilidad de embarazo.

El hipertiroidismo por bocios nodulares o multinodulares, frecuente en personas de mayor edad, requiere un tratamiento “definitivo”, con yodo radiactivo (I131) o cirugía, ya que no se puede esperar una remisión de este tipo de hipertiroidismo si se trata con medicamentos anti-tiroideos. El I131 permite, en general, recuperar la función tiroidea normal en poco tiempo y además en los meses siguientes se puede lograr una disminución del tamaño del bocio.

La cirugía tiroidea permite solucionar el hipertiroidismo y el bocio inmediatamente, y es adecuada cuando los pacientes tienen síntomas compresivos o necesitan algún tipo de tratamiento para las arritmias cardíacas (p.ej. con amiodarona). Si después de la cirugía tiroidea quedara un hipotiroidismo residual se trataría como tal, sin más complicaciones.

Cuando el hipertiroidismo se debe a la enfermedad de Graves, de origen autoinmune, si los síntomas son muy intensos se puede iniciar el tratamiento con medicamentos llamados beta-bloqueantes, que permiten rápidamente controlar las palpitaciones, la taquicardia y los temblores, hasta que los fármacos anti-tiroideos hagan efecto en las primeras semanas de tratamiento. También es muy importante dejar de fumar, lo que mejora el pronóstico de la enfermedad y la respuesta a los tratamientos, especialmente cuando existe oftalmopatía tiroidea. Los fármacos anti-tiroideos: metimazol, carbimazol, propiltiouracilo (PTU) se pueden utilizar durante meses o años, ya sea solos o combinados con tiroxina, bajo control médico, con lo que se puede esperar, en la mitad de los casos, la remisión de la enfermedad, con recuperación de la función tiroidea normal, por un tiempo más o menos prolongado. Si hubiera intolerancia o no se lograra una buena repuesta con fármacos anti-tiroideos, se puede optar por tratamientos definitivos con I131 ó cirugía, aunque en estos casos lo más probable es que quede un hipotiroidismo residual que requerirá tratamiento de por vida con tiroxina.

Es aconsejable diagnosticar y tratar el hipertiroidismo antes de planificar un embarazo para no complicar el mismo. Si una mujer con hipertiroidismo autoinmune planificara un embarazo a corto plazo, el tratamiento más recomendable sería la cirugía tiroidea, y así evitaría el riesgo de complicaciones del hipertiroidismo o de los medicamentos anti-tiroideos durante el embarazo. Luego de la cirugía será muy importante controlar la función tiroidea y tratar el hipotiroidismo si existiera, antes de buscar embarazo.

El tratamiento con yodo radiactivo está contraindicado durante el embarazo y la lactancia.

Si el hipertiroidismo se diagnostica durante el embarazo se puede hacer un tratamiento con anti-tiroideos, bajo estricto control endocrinológico.

En algunos casos el hipertiroidismo es auto-limitado, como en la tiroiditis subaguda, de origen viral, en que  no es necesario el tratamiento anti-tiroideo, ocasionalmente sólo se utilizan los beta-bloqueantes o los anti-inflamatorios (aspirina y a veces corticoides). Las tiroiditis post parto también tienen una etapa de hipertiroidismo de pocas semanas de duración, que a veces pasa desapercibida y se diagnostica más tarde en la fase de hipotiroidismo, también transitorio en la mayoría de los casos.

Son muy raros los casos de hipertiroidismo por una infección bacteriana que se presenta como tiroiditis aguda, y se trata con antibióticos.

Para más información: Enfermedades por deficiencia de yodo. Alteraciones de la función tiroidea.

< Anterior | Siguiente >
Compartir