¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Detección de tiroides en niños y afectados por Síndrome de Down

Las personas con Síndrome de Down tienen mayor riesgo que la población general de padecer enfermedades de tiroides a lo largo de toda la vida. El hipotiroidismo congénito es más frecuente y se puede detectar por la prueba de sangre del talón, aunque habitualmente es transitorio.

En la primera infancia el hipotiroidismo puede resolverse también espontáneamente pero, a medida que aumenta la edad, es más frecuente el  hipotiroidismo por tiroiditis crónica en ambos sexos por igual, y más probable en pacientes que tengan bocio y en los que se detecten anticuerpos antitiroideos altos. También es posible en estos pacientes el hipertiroidismo autoinmune, aunque sin una mayor prevalencia que en el resto de la población. También se puede asociar a otras enfermedades autoinmunes como la diabetes mellitus tipo 1, dependiente de insulina o la enfermedad celíaca.

Los síntomas de hipotiroidismo suelen ser poco evidentes, ya sea por las manifestaciones subclínicas iniciales pero también porque es difícil diferenciarlos de los síntomas propios del Síndrome de Down. Los síntomas de hipertiroidismo tampoco suelen ser muy manifiestos.

Es conveniente, por lo tanto, realizar un análisis de TSH, en el momento del nacimiento, a los 6 y 12 primeros meses y, luego, de manera anual, principalmente en aquellos en que se haya encontrado alguna alteración tiroidea como bocio o anticuerpos antitiroideos altos y en personas con síndrome de Down mayores de 20 años de edad.

Cuando está indicado el tratamiento del hipotiroidismo, como del hipertiroidismo en los pacientes con síndrome de Down, éste puede tener una repercusión favorable en su calidad de vida, su crecimiento y desarrollo, siempre que el diagnóstico se haga de la manera más precozmente posible.

< Anterior | Siguiente >
Compartir