¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Síntomas de disfunción tiroidea: ¿Cuándo debemos alertarnos?

Las disfunciones tiroideas pueden aparecer en la vida de una persona de manera rápida o más frecuentemente de manera lenta y progresiva, con síntomas a los que en muchas ocasiones no se les da importancia porque no impiden continuar con la rutina normal o porque no se asocian a ninguna enfermedad en concreto.

Pero a medida que los síntomas se van sumando, pueden suponer un conjunto decambios donde el malestar y la pérdida de calidad de vida son los grandes protagonistas.

Conocer qué síntomas deben alertarnos permitirá hacer una consulta temprana con nuestro médico habitual, con un diagnóstico oportuno y un tratamiento que permitirá que nuestra salud no se resienta.

¿Qué síntomas suelen aparecer si padecemos hipotiroidismo?

Cuando la glándula tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas, hablamos de hipotiroidismo. Esto se traduce en un enlentecimiento general del organismo. Los síntomas más comunes son:

  • Cansancio, fatiga.
  • Dolores musculares.
  • Alteraciones mentales (falta de motivación, tristeza, fallos leves de memoria, depresión).
  • Ausencia de sudoración.
  • Caída de cabello.
  • Uñas muy frágiles.
  • Piel seca.
  • Sensación constante de frío.
  • Alteraciones en la líbido.
  • Estreñimiento.
  • Aumento de peso y dificultad para perderlo.
  • Bocio
  • Retraso de crecimiento en la infancia.

El hipotiroidismo es hasta diez veces más frecuente en el sexo femenino, especialmente a partir de los 40 años. Por ello, si eres mujer, a los signos antes mencionados, debemos añadir estos otros:

  • Alteraciones en la menstruación (sangrado más abundante, retrasos, etc)
  • Disminución de la fertilidad (Dado que es una enfermedad más frecuente en la mujer, no debemos olvidar que también puede aparecer durante el embarazo. Se estima que puede aparecer en un 2,5% de mujeres embarazadas. El tratamiento del hipotiroidismo no supone riesgos ni para el bebé ni para la madre, pero si la disfunción no es controlada, las consecuencias pueden ser graves para ambos, ya que se ve aumentado:
  •  Riesgo aumentado de aborto en el primer trimestre de embarazo.
  • Riesgo aumentado de parto prematuro, bajo peso al nacer, muerte fetal, menor desarrollo intelectual y psicomotor.
  • Riesgo aumentado de preclampsia, hipertensión materna y hemorragias postparto.

¿En caso de padecer hipertiroidismo, qué señales hay que tener en cuenta?

Si la glándula tiroides produce un exceso de hormonas tiroideas hablaremos de hipertiroidismo. Lo que supondrá una aceleración del metabolismo corporal. Los síntomas más habituales son:

  • Intolerancia al calor
  • Nerviosismo y/o irritabilidad, hiperactividad, temblores
  • Pérdida de peso y aumento del apetito
  • Debilidad y pérdida de masa muscular
  • Piel húmeda y caliente
  • Afinamiento del cabello
  • Ritmo intestinal acelerado, que puede cursar con diarrea
  • Sudoración excesiva
  • Ojos prominentes, alteraciones visuales
  • Palpitaciones, taquicardia, arritmias cardíacas
  • Descalcificación del esqueleto
  • Bocio

En mujeres, alteraciones en la menstruación (disminución del sangrado, ciclos más cortos y a veces amenorrea), disminución de la fertilidad, complicaciones maternas y fetales durante el embarazo.

Si el hipertiroidismo es leve puede que la sintomatología sea muy difusa y poco evidente, pero la ausencia de tratamiento incrementará las señales. Al igual que sucede con el hipotiroidismo sus signos y síntomas pueden confundirse con otras alteraciones o con estrés.

Por ese motivo, nuestra recomendación es acudir al médico de cabecera si se detectan varios de los síntomas descritos. Un diagnóstico y tratamiento precoz supondrá mantener un estado de salud óptimo, evitando no solamente que perdamos nuestra calidad de vida, sino también posibles complicaciones.

< Anterior | Siguiente >
Compartir