¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Cinta métrica: síntomas de obesidad por tiroides
Compartir

Conoce los síntomas de obesidad por enfermedades tiroideas

Es una idea bastante extendida que el hipotiroidismo es la causa de la obesidad. Sin embargo, establecer una relación causa/efecto es un asunto controvertido. El hipotiroidismo patente se ha asociado con aumentos de peso relativamente modestos, pero no se han definido claramente las consecuencias del hipotiroidismo subclínico.

Elementos que intervienen en esta relación:

  • El sistema endocrino- Un grupo de glándulas del organismo (hipófisis, tiroides, páncreas…) que segregan hormonas, entre ellas las que regulan el consumo de energía, el crecimiento y la reproducción.
  • La tiroides- La mayor de esas glándulas. Tiene forma de mariposa y se encuentra en la base del cuello. Produce tiroxina (T4) triyodotironina (T3) y calcitonina. Las hormonas tiroideas actúan prácticamente en todas las células del organismo, aumentando su actividad. Cuando los niveles de hormonas están por encima o por debajo de lo normal, sus efectos se producen en todo el cuerpo. Como las hormonas T3 y T4 controlan el metabolismo de las células de todo el organismo, cuando son insuficientes éste queda alterado.
  • Estudios recientes indican que los cambios en los niveles de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) pueden, de hecho, presentarse después de establecida la obesidad. El aumento de la prevalencia de la obesidad hace que se confunda aún más la definición de los niveles normales de TSH en la población.
  • Hacer un estudio de anticuerpos puede ayudar a determinar si hay un hipotiroidismo de grado subclínico en casos de obesidad y contribuir a corregirlo.
  • Los niveles elevados la proteína llamada leptina también pueden desempeñar una función importante en la hipertirotropinemia (elevación mantenida de los niveles de TSH con niveles normales de otras hormonas tiroideas) y hacer que una persona sea más susceptible de desarrollar anticuerpos y, a consecuencia de esto, hipotiroidismo.

 

Dado que las hormonas tiroideas son importantes para el funcionamiento de todas las células del organismo, los signos y síntomas de niveles inadecuados pueden ser muy diversos, y con frecuencia están poco claros.    

  • Fatiga
  • Somnolencia
  • Cambios de humor
  • Alteraciones de la memoria
  • Aumento de peso
  • Depresión o irritabilidad
  • Calambres y dolor muscular
  • Debilidad
  • Sudoración escasa
  • Alteraciones de la presión arterial
  • Elevación del colesterol
  • Inflamación de las piernas
  • Visión borrosa
  • Intolerancia al frío
  • Ronquera
  • Sequedad en piel y cabello
  • Caída del cabello o del vello
  • Estreñimiento

 

¿Cuál es la relación entre enfermedad tiroidea y peso?

Aunque se ha observado aumento de peso (o dificultad para perderlo) en casos de hipotiroidismo, el vínculo entre esta enfermedad y el índice de masa corporal (IMC, la relación entre el peso y la altura del paciente) y la obesidad no se comprenden aún del todo. Varios estudios realizados en los últimos tiempos han prestado atención a este fenómeno.

Un estudio con más de 6.000 pacientes mostró que las personas con IMC más altos tenían también niveles más elevados de TSH, una hormona que muestra mayores concentraciones en pacientes con hipotiroidismo.

Otro mostraba que 11,5% de los pacientes obesos cuyos casos se estudiaron en una clínica especializada en trastornos del sueño tenían hipotiroidismo subclínico, con una relación estrecha entre el IMC y la circunferencia del cuello.

Son varias las investigaciones que han observado cambios en la TSH en pacientes obesos, con niveles normales de T4 y T3.

¿Cómo me hago una prueba de la tiroides?

Se considera que hay suficientes evidencias científicas de que existe un trastorno tiroideo sin diagnosticar en casos de obesidad. En presencia de sobrepeso u obesidad, probablemente es una buena idea realizar análisis de tiroides en las revisiones médicas habituales, particularmente cuando el sujeto es una mujer o si padece resistencia a la insulina o diabetes, ya que en esas circunstancias el riesgo es mayor. Las pruebas más comunes son:

  • Test de TSH
  • Test de T3 y T4
  • Prueba de anticuerpos
  • Otras pruebas: TRH, ecografía de la tiroides, prueba de absorción de yodo radiactivo
< Anterior | Siguiente >
Compartir