¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Síntomas de Tiroides Alterada

Las alteraciones de la glándula tiroides no son fáciles de detectar, al menos en las fases iniciales. Sus síntomas insidiosos hacen que los profesionales de la salud a veces puedan confundirlos con dolencias más leves aunque no por ello menos importante, como cansancio, estrés, fatiga, situaciones carenciales.

Lo más importante es conocer en qué consiste la enfermedad, saber cuáles son los síntomas más habituales. Y es que un día, una semana, una temporada podemos tener pequeñas alteraciones pero cuando éstas continúan en el tiempo, debemos considerarlo como señales que nuestro cuerpo nos envía avisando de que algo no va bien.

Debemos tener en cuenta que cualquier disfunción tiroidea supone un cambio en nuestro metabolismo, los órganos sufren, y esto puede provocar consecuencias importantes en nuestra salud.

En el caso de las mujeres, además, se añaden problemas con su ciclo menstrual que pueden incluso afectar a su fertilidad. El conocimiento de los problemas de tiroides hará que puedan evitarse incluso tratamientos o diagnósticos equivocados.

Un hipotiroidismo no controlado conlleva problemas de sobrepeso, colesterol elevado, predisposición a padecer enfermedades cardio-vasculares. Esto supone un empeoramiento de la calidad de vida de cualquier persona, continuas visitas a su médico, tratamientos farmacológicos innecesarios, costes físicos y emocionales.

Nerviosismo, depresión, falta de ánimo, apatía, son síntomas que también pueden acompañar a estos pacientes. El no saber la causa de ese malestar contribuirá incluso a un aislamiento social, y en consecuencia a un agravamiento de estos síntomas y por supuesto de la enfermedad.

Por todo ello, la calidad de vida de las personas que sufren una disfunción de la glándula tiroides se ve alterada y disminuida.

En muchas ocasiones el propio paciente no sabe o no puede explicar lo que le sucede, y esto dificulta que el profesional sanitario tome las acciones oportunas.

Pero si el paciente conoce y sabe qué es la tiroides y su importante función sobre el organismo puede que le ayudemos a identificar lo que está pasando.

¿Cómo se diagnostica un problema de la tiroides?

  • Es importante conocer la historia clínica de la persona así como su historia familiar.
  • Un examen físico, que incluya la palpación del cuello, puede dar pistas importantes.
  • Una analítica para poder estudiar los valores de hormona tiroidea y TSH.

De este modo tan sencillo una persona puede recuperar una vida plena, aminorar los síntomas, controlarlos y aprender a vivir con una enfermedad que, tratada correctamente y a tiempo, no impedirá tener una vida normal.

< Anterior | Siguiente >
Compartir