¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Representación simbólica de lóbulos tiroideos
Compartir

¿Qué es la tiroglobulina y en qué nos ayuda esta proteína?

La tiroglobulina es una glucoproteína (llamada así porque contiene glúcidos) o prohormona (ya que sirve para la síntesis de otras hormonas) que se almacena dentro de la tiroides, la glándula en forma de mariposa que se encuentra en la base del cuello.

La tiroides produce tres hormonas:

  • Triyodotironina (también conocida como T3)
  • Tiroxina (o T4)
  • Calcitonina

No obstante, hablando en sentido estricto, sólo la T3 y la T4 son hormonas tiroideas. Ambas se producen en las células epiteliales de la tiroides, y ambas tienen yodo como uno de sus componentes esenciales. La tiroglobulina es uno de los elementos que permiten la síntesis de T3 y T4.

Rangos de referencia 

Las pruebas de tiroglobulina son principalmente un método que se emplea como marcador tumoral, es decir: sirve para evaluar la eficacia de los tratamientos para el cáncer diferenciado de tiroides y para controlar si se produce una recaída.

El uso clínico más habitual de la medición de niveles de tiroglobulina es la detección de células cancerosas después de haber practicado cirugía para la extracción de la tiroides afectada por cáncer.

El rango esperado de tiroglobulina en personas sin enfermedad tiroidea oscila entre los 3 y los 40 ng/mL en los países en los que la ingesta de yodo es normal.

Se calcula que en el 8% de la población, los valores de tiroglobulina están por debajo de los 10 ng/mL.

En recién nacidos, el nivel de tiroglobulina suele ser más elevado, pudiendo llegar a los 36-48 ng/mL a las 48 horas del parto.

Defecto en la síntesis de tiroglobulina

Entre los defectos congénitos que afectan a la síntesis de hormonas tiroideas, el segundo más frecuente es el defecto en la síntesis y secreción de tiroglobulina (TG). Se estima que tiene una prevalencia de 1 caso por cada 40.000-100.000 recién nacidos. Hay dos tipos de situaciones que puede generar el defecto:

  • Ausencia de la proteína en el cuerpo
  • Presencia de una proteína defectuosa que no cumple su función

Síntomas

  • Bocio que puede alcanzar grandes dimensiones, incluso desde el nacimiento y originar problemas por la presión que ejerce en el cuello:
    • Dificultad para respirar
    • Dificultad para tragar
  • Hipotiroidismo (que puede variar de leve a muy intenso)
    • Somnolencia
    • Estreñimiento
    • Hipotonía (debilidad muscular)
    • Frío en las extremidades
    • Afectación del crecimiento
    • Problemas de desarrollo
< Anterior | Siguiente >
Compartir