¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Enfermedad hashimoto - hombre de espaldas mira atardecer
Compartir

Tiroiditis de Hashimoto: Síntomas a tener en cuenta

La tiroiditis de Hashimoto es parte de la categoría de enfermedades autoinmunes de la tiroides, y se caracteriza por la destrucción de las células de la glándula tiroides, que se encuentra en la base del cuello, por parte de varios mecanismos  y células defensivas del organismo (sistema inmunológico). No se conocen las causas por las que el propio sistema de defensas ataca la tiroides. Se ha barajado la hipótesis de que la alteración se desencadena tras una infección vírica o bacteriana, y también se ha planteado que el origen podría ser un defecto genético. Ninguna de las dos hipótesis se ha confirmado aún.

Hay una serie de factores que determinan el riesgo de que una persona desarrolle este trastorno, entre ellos el sexo (es más frecuente en mujeres), la edad (aunque puede presentarse en cualquier momento de la vida es más común en la mediana edad) y un componente hereditario. También se ha observado que son más propensos a desarrollar la enfermedad quienes padecen otras condiciones autoinmunes (diabetes tipo 1, lupus o artritis reumatoides) y quienes han estado expuestos a niveles altos de radiación.

La tiroides es parte del sistema endocrino, que produce las hormonas que regulan muchas de las funciones del cuerpo. La inflamación que produce la tiroiditis de Hashimoto también se conoce como tiroiditis linfocítica crónica, y es la causa más frecuente de hipotiroidismo (un descenso en la actividad de la tiroides).

Típicamente, tiene una presentación poco clara, con síntomas y signos sutiles o inespecíficos que pueden progresar hasta hacerse más patentes con los meses o los años. También puede ser que los pacientes con hipotiroidismo se diagnostiquen cuando aún no han manifestado síntoma alguno (enfermedad subclínica) al realizarse análisis rutinarios para el control de la función tiroidea.

Entre los primeros síntomas pueden manifestarse molestias por inflamación en la parte frontal de la garganta, sensación de fatiga, estreñimiento, sequedad y palidez de la piel, rostro hinchado y aumento de peso. En fases más avanzadas de la enfermedad pueden presentarse intolerancia al frío, fragilidad de las uñas, pérdida de cabello, voz ronca y presión en el cuello, dolor en las articulaciones y calambres musculares, depresión, demencia y otras alteraciones psiquiátricas, alteraciones del ciclo menstrual, apnea del sueño y somnolencia diurna.

El tratamiento de la tiroiditis de Hashimoto suele ser sencillo y eficaz. Acuda a su médico si experimenta sensación de cansancio sin motivo aparente, piel seca o pálida y rostro hinchado y estreñimiento. Además, deberá acudir de forma periódica a la consulta para comprobar la función tiroidea si ya está recibiendo tratamiento para hipotiroidismo provocado por tiroiditis de Hashimoto, si se ha sometido a cirugía de la tiroides, tratamiento con yodo radiactivo, se le han prescrito medicamentos antitiroideos o ha recibido radioterapia en el cuello, la cabeza o la parte superior del pecho.

Si tiene hipercolesterolemia (niveles elevados de colesterol en sangre), hable con su médico sobre la conveniencia de vigilar la función tiroidea.

Si no recibe el debido tratamiento, la actividad reducida de la glándula tiroides debida a enfermedad de Hashimoto puede desencadenar bocio (un aumento en el tamaño de la tiroides debida a una estimulación constante de la glándula para que libere hormonas), que puede resultar molesto al tragar y respirar y afecta a la apariencia; problemas de salud cardiovascular (está relacionado con los niveles elevados de colesterol ‘malo’); alteraciones de la salud mental (depresión, descenso del deseo sexual y afectación de las funciones cognitivas, como la memoria); mixedema, una inflamación muy poco frecuente de la piel que puede desembocar en coma; así como defectos congénitos en bebés nacidos de mujeres con hipotiroidismo no tratado.

< Anterior | Siguiente >
Compartir