¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
carretera ida y vuelta
Compartir

¿Qué es la tiroiditis silente y cómo se manifiesta en el organismo?

La tiroiditis silente o tiroiditis silenciosa es una forma de tiroiditis aguda que cursa sin dolor alguno. Algunos expertos la consideran similar a la tiroiditis postparto, si bien la tiroiditis silente se presenta también en varones y en mujeres no embarazadas

En las personas con tiroiditis silente es frecuente que se administre, por error, tratamiento con medicamentos antitiroideos, ya que la enfermedad puede confundirse con relativa facilidad con la enfermedad de Graves o tiroiditis autoinmune. El empleo de estos fármacos no es adecuado, ya que no hay una alteración en el proceso de producción de hormonas en los casos de tiroiditis silente. Cuando el especialista lo considere necesario, sí pueden administrarse medicamentos betabloqueantes a corto plazo para controlar los síntomas de esta hiperactividad transitoria.

En muy raras ocasiones, los síntomas son lo suficientemente severos como para justificar que se empleen esteroides, también a corto plazo.

Algunos expertos han descrito como “interesantes” los casos de una forma de tiroiditis silenciosa que se produce por cambios estructurales en la glándula tiroides sin que haya alteraciones en la producción de hormonas tiroideas. Esos cambios estructurales pueden darse, por ejemplo, después de una operación cerca de la zona de la tiroides, y se han comparado con una reacción de la glándula ante un traumatismo.

Otras formas de referirse a la tiroiditis silente

  • Tiroiditis silenciosa
  • Tiroiditis linfocítica
  • Tiroiditis linfocitaria
  • Tiroiditis linfocítica subaguda
  • Tiroiditis postparto

Evolución de la tiroiditis silenciosa

La tiroiditis silenciosa suele causar hipertiroidismo transitorio (con elevación de los niveles de hormonas tiroideas en sangre), seguido de una segunda fase de hipotiroidismo (descenso de los niveles de hormonas tiroideas en sangre).

Causas

No se ha establecido con certeza cuál es la causa de la tiroiditis silenciosa. Existen evidencias de que existe un ataque del sistema inmunológico a la glándula tiroides. Se produce con mayor frecuencia en mujeres que en varones. Es relativamente frecuente la presentación en mujeres que acaban de dar a luz. También se ha relacionado esta condición con medicamentos que afectan al funcionamiento del sistema inmunológico.

Síntomas

  • Las primeras manifestaciones del hipertiroidismo silente suelen durar hasta tres meses, y pueden incluir:
    • Fatiga
    • Debilidad
    • Calambres musculares
    • Nerviosismo
    • Irritabilidad
    • Cambios en el estado de ánimo
    • Palpitaciones
    • Pérdida de peso
    • Aumento en la frecuencia del tránsito intestinal
    • Intolerancia al calor
    • Aumento del apetito
    • Incremento de la sudoración
    • Alteraciones del ciclo menstrual
  • En una fase posterior, los síntomas pueden ser los de hipotiroidismo:
    • Fatiga
    • Depresión
    • Intolerancia al frío
    • Estreñimiento
    • Sequedad en la piel
    • Fragilidad del cabello
    • Aumento de peso
    • Debilidad muscular
    • Alteraciones del ciclo menstrual
    • Alteraciones de la memoria

También hay personas que experimentan únicamente estos síntomas, y que no notan ningún cambio en la fase inicial o de hipertiroidismo.

Diagnóstico

En un reconocimiento médico, el facultativo realizará una exploración y le hará preguntas sobre síntomas y antecedentes para completar una historia clínica.

Es posible que en la exploración se observen:

  • Aumento del tamaño de la tiroides
  • Tasa cardiaca acelerada
  • Temblor en las manos

Entre las pruebas de diagnóstico que pueden solicitarse para identificar los casos de tiroiditis silente están:

  • Prueba de captación o absorción de yodo radiactivo
  • Prueba de hormonas tiroideas T3 y T4
  • Prueba de TSH

Tratamiento

El tratamiento de cada caso se diseña adaptándose a los síntomas que la tiroiditis silenciosa provoca en cada persona.

Lo más frecuente es que la condición remita en un año. La fase aguda termina en un plazo de tres meses.

Algunos pacientes desarrollan hipotiroidismo al cabo del tiempo y necesitan tratamiento con sustitución hormonal. Se recomienda realizar revisiones periódicas.

< Anterior | Siguiente >
Compartir