¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Mujer: que es hipertiroidismo
Compartir

¿Qué es el bocio exoftálmico y qué lo provoca?

El bocio exoftálmico es una forma de hipertiroidismo que se caracteriza por:

  • Aumento de tamaño de la glándula tiroides (bocio)
  • Protrusión (desplazamiento hacia delante) de los globos oculares
  • Incremento de la tasa metabólica basal (medida de la energía que consume el organismo)
  • Pérdida de peso

 

La enfermedad de Graves, que debe su nombre al médico irlandés Robert James Graves, fue descrita en 1835, y se ha denominado durante mucho tiempo “bocio exoftálmico” y “bocio tóxico difuso”. Es la causa más frecuente de hipertiroidismo (exceso de hormonas tiroideas) y tirotoxicosis (efectos de ese exceso de hormonas en diferentes tejidos del organismo).

En el bocio exoftálmico, la secreción excesiva de hormonas tiroideas está acompañada por un aumento difuso (sin nódulos o “bultos) de la glándula tiroides. Ese aumento de tamaño puede ser leve o llegar al punto de multiplicar varias veces el tamaño normal de la glándula tiroides.

Se calcula que el 25% de los pacientes con enfermedad de Graves pueden padecer bocio exoftálmico.

El aumento en la producción de hormonas tiene a su vez como consecuencia los síntomas y signos propios del hipertiroidismo:

 

  • Pérdida súbita de peso, incluso a pesar de tener buen apetito y no haber realizado cambios en la alimentación, o bien comer más de lo habitual
  • Aceleración del ritmo cardiaco (taquicardia)
  • Aumento del apetito
  • Nerviosismo, ansiedad e irritabilidad
  • Temblores (habitualmente, de manos y dedos)
  • Aumento de la sudoración
  • Cambios en el ciclo menstrual
  • Sensibilidad aumentada al calor
  • Cambios en los movimientos intestinales (habitualmente aumento de la frecuencia)
  • Aumento de tamaño de la glándula tiroides (apreciable en la base del cuello)
  • Fatiga y debilidad muscular
  • Dificultad para dormir
  • Debilidad de la piel
  • Debilidad del cabello
  • Además, algunos pacientes experimentan exoftalmos (de ahí el nombre de “bocio exoftálmico), que puede incluir:
    • Protrusión de los ojos
    • Retracción de los párpados
    • Edema (hinchazón) de los tejidos que rodean los ojos
    • Visión doble
    • Pérdida de visión

 

Todos estos últimos forman parte de los síntomas del bocio exoftálmico, también llamado “oftalmopatía de Graves”. Esta condición se presenta entre cuatro y seis veces más en mujeres que en hombres, y suele afectar a adultos jóvenes o de mediana edad, aunque puede presentarse en cualquier momento de la vida.

No se conoce con exactitud la causa de la enfermedad de Graves, pero además de la susceptibilidad genética, se sabe que el tabaco es un factor de riesgo importante, sobre todo de bocio exoftálmico.

No existe un tratamiento para las causas de la enfermedad de Graves. En lugar de ello, se tratan sus síntomas con diferentes terapias:

  • Fármacos antitiroideos
  • Yodo radiactivo
  • Cirugía

 

El bocio exoftálmico puede presentarse en personas que están desarrollando hipertiroidismo, pero también es posible que aparezca después de que el paciente haya recibido tratamiento.

 

Tratamiento del bocio exoftálmico

No existe un tratamiento simple que resuelva el bocio exoftálmico, que puede persistir durante años. En los pacientes en los cuales la inflamación de los tejidos que rodean el ojo llega a ser severa o que sufren una afectación de la visión, existe la posibilidad de emplear medicación (glucocorticoides) o recurrir a la cirugía para aliviar la presión sobre las órbitas de los ojos.

 

El bocio exoftálmico a lo largo de la Historia:

  • Año 2700 a C.- El bocio se trata con algas.
  • Año 650- El médico chino Sun Ssu-Mu usa conchas de moluscos pulverizadas para tratar el bocio.
  • Año 961- El médico personal del califa de Córdoba describe por primera vez una tiroidectomía para el bocio.
  • Año 1170- Siguen empleándose algas para tratar casos de bocio.
  • Año 1200- Empiezan a emplearse esponjas marinas como terapia.
  • Año 1500- Leonardo da Vinci es la primera persona que pinta una glándula tiroides. La primera descripción anatómica es posterior (1543)
  • Año 1789- Se sugiere por primera vez una asociación entre bocio y cretinismo.
  • Año 1802- Giuseppe Flajani, médico personal del papa Pío VII, describe una asociación entre palpitaciones, bocio y protrusión ocular.
  • Año 1820- Comienza el tratamiento del bocio con yodo.
  • Año 1825- C. Parry describe el bocio exoftálmico. C. Von Basedow lo hará en 1848.
  • Año 1867- A. von Graefe describe la retracción de los párpados en tirotoxicosis.
  • Año 1911- Henry Plummer establece la distinción entre bocio exoftálmico y bocio adenomatoso.
  • Año 1932- Se introduce la descompresión orbital como procedimiento para tratar el exoftalmos.

 

FUENTES

Merriam-Webster Medical Dictionary.

Encyclopaedia Britannica. Graves disease.

Weetman A.P. (2003) Graves' disease 1835–2002. Horm Res 59(Suppl. 1): 114–118

American Thyroid Association. Patient Information. Thyroid history timeline.

< Anterior | Siguiente >
Compartir