¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

La importancia de ser constante en el tratamiento de la tiroides, ¡no abandones!

Las alteraciones de la función tiroidea pueden ser transitorias o permanentes. Cuando se inicia un tratamiento sustitutivo o de reemplazo con hormona tiroidea en el hipotiroidismo crónico, el tratamiento suele ser de por vida, por lo que es fundamental mantener el hábito de tomar los comprimidos que contienen la levotiroxina o T4, siempre a la misma hora del día, según las indicaciones médicas.

Si alguna vez nos olvidáramos de tomar una dosis, no es grave, porque la levotiroxina permanece en nuestra circulación sanguínea por varios días, por eso se puede compensar tomando el comprimido el mismo día por la tarde, siempre lejos de las comidas o tomando al día siguiente una doble dosis. Lo ideal es tomar el comprimido cada día regularmente para imitar de la mejor manera el funcionamiento normal de la tiroides. Los únicos efectos secundarios de este tratamiento se presentan cuando se toma menos o más dosis que la necesaria.

Pero si el olvido fuera más frecuente, aunque tomáramos solo un comprimido menos cada semana, el efecto del tratamiento no será el mismo, ya que la dosis total acumulada resultará menor y volverán a aparecer los efectos negativos del hipotiroidismo en el organismo, con o sin síntomas. El tratamiento insuficiente del hipotiroidismo en el embarazo aumentaría el riesgo de complicaciones serias para la madre y para el feto y en los niños con hipotiroidismo retrasaría el desarrollo del cerebro y el crecimiento.

De la misma manera, cuando se trata el hipertiroidismo  los medicamentos llamados antitiroideos (metimazol, carbimazol, PTU) se suelen necesitar durante meses o años. En este caso también la constancia en las dosis diarias es fundamental para controlar la enfermedad y favorecer la remisión prolongada en el caso del hipertiroidismo autoinmune de la enfermedad de Graves o en la preparación para el tratamiento definitivo con cirugía o yodo radiactivo en los pacientes con enfermedad de Graves o en los que tienen bocio nodular o multinodular tóxico.

Si los medicamentos antitiroideos no se toman regularmente, no será posible controlar adecuadamente el hipertiroidismo, con las consecuencias de un deterioro del estado general, mayor riesgo de complicaciones serias, como las arritmias cardíacas y el aumento del riesgo de fracturas por osteoporosis, además de volver a aparecer los síntomas del hipertiroidismo y favorecer el agravamiento o la aparición de la afectación ocular (oftalmopatía tiroidea) en la enfermedad de Graves.

Seguir las indicaciones médicas es fundamental para resolver la disfunción tiroidea, evitar complicaciones y recuperar nuestra calidad de vida.

Tómate en serio el tratamiento de las disfunciones tiroideas y ¡no abandones!

< Anterior | Siguiente >
Compartir