¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Pasos a seguir en el tratamiento de tiroides

Con el diagnóstico de hipotiroidismo o de hipertiroidismo, los pasos a seguir serán diferentes según las causas y la edad de cada paciente.

En el hipotiroidismo por tiroiditis crónica autoinmune o enfermedad de Hashimoto, el tratamiento con tiroxina “sustitutivo” o de reemplazo es en general de por vida. Inicialmente las dosis son bajas, se aumentan semanalmente hasta recuperar los valores normales de las hormonas T4 libre y TSH en la sangre, se harán controles a las 6 a 10 semanas siguientes y luego al menos una vez al año o con cada cambio de dosis.

La destrucción total o parcial de la tiroides por cirugía tiroidea requerirá el mismo tratamiento y controles que el hipotiroidismo espontáneo. Si la causa es un tratamiento con yodo radiactivo, el hipotiroidismo puede ser transitorio o permanente (más probable si dura más de 2 meses). El hipotiroidismo por enfermedades de la hipófisis (la glándula que produce la TSH que regula la tiroides) se trata también de manera permanente con tiroxina.

Las embarazadas con hipotiroidismo requieren un aumento de dosis de tiroxina, con controles mensuales. Es muy importante iniciar el tratamiento antes del embarazo si ya se conoce el diagnóstico.

El hipotiroidismo congénito debe tratarse inmediatamente para evitar el retraso mental y de crecimiento. En ancianos, las dosis de inicio son más bajas y los ajustes de dosis más graduales. Con las dosis adecuadas no existen efectos secundarios.

En la tiroiditis post parto y la tiroiditis subaguda, la destrucción glandular en las primeras semanas produce un aumento de hormonas tiroideas en la sangre con o sin síntomas de hipertiroidismo, la evolución es auto limitada y no se trata con anti-tiroideos, solo a veces se utilizan unos medicamentos llamados beta-bloqueantes, luego la tiroides vuelve a recuperarse pasando por una etapa de unos meses de hipotiroidismo, que solo requerirá tratamiento durante la lactancia o ante la posibilidad de un nuevo embarazo.

En personas predispuestas, puede ocurrir algo similar con algunos medicamentos que afectan a la tiroides (amiodarona, litio, citoquinas) y se resuelven al discontinuar los mismos. Ocasionalmente una infección respiratoria viral puede producir una tiroiditis subaguda dolorosa que se trata con anti-inflamatorios durante unas semanas. Muy raramente una infección bacteriana puede producir una tiroiditis aguda, que se trata con antibióticos.

La deficiencia o el exceso de yodo, también pueden ser causa de hipotiroidismo y la función tiroidea se normaliza con el aporte adecuado de yodo. Si la deficiencia de yodo dura muchos años predispone a que la tiroides forme nódulos, que crecerán lentamente, con tendencia a funcionar sin el control de la hipófisis y así lentamente se desarrollará un  hipertiroidismo por bocio nodular o multinodular tóxico que requerirá ser tratado con cirugía o con yodo radiactivo.

El hipertiroidismo de la enfermedad de Graves-Basedow se trata con comprimidos (anti-tiroideos) solos o combinados con tiroxina, durante meses hasta varios años, también se puede tratar con cirugía tiroidea o con yodo radiactivo. Es una enfermedad autoinmune que puede producir manifestaciones oculares (oftalmopatía tiroidea), que son más graves en fumadores, quienes pueden necesitar un tratamiento inmunosupresor y/o cirugía oftalmológica. Dejar de fumar es un paso importante para mejorar el pronóstico de esta enfermedad.

El hipertiroidismo en el embarazo se puede tratar con medicamentos anti-tiroideos, pero es más recomendable y seguro buscar la normalización de la función tiroidea antes de planificar el embarazo.

< Anterior | Siguiente >
Compartir