¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
mujer mirando espacio
Compartir

¿Cómo afecta la hormona TSH alta en el embarazo?

Las enfermedades de la tiroides son trastornos que afectan a una pequeña glándula en forma de mariposa que se encuentra en la base del cuello. Las hormonas producidas en esta glándula regulan el metabolismo –el modo en el cual el organismo usa energía- y afectan prácticamente a todos los órganos del cuerpo.

Las hormonas tiroideas desempeñan una función especialmente importante durante el embarazo:

  • En el desarrollo de un bebé sano
  • En la salud de la futura madre

Las mujeres con problemas de tiroides, tales como una TSH alta, pueden tener un embarazo sano y proteger a su vez la salud de su futuro hijo prestando atención al funcionamiento de su tiroides y siguiendo las recomendaciones del médico.

La  producción de hormonas en la tiroides la regula otra hormona, conocida por las siglas TSH (hormona estimulante de la tiroides o thyroid stimulating hormone, en inglés), que a su vez es producida en la hipófisis o glándula pituitaria.

  • Cuando los niveles de hormonas tiroideas en la sangre son bajos, la hipófisis libera más TSH (TSH alta)
  • Cuando los niveles de hormonas tiroideas son altos, la hipófisis responde reduciendo la producción de TSH (TSH baja)

Los niveles de TSH considerados normales durante el embarazo son diferentes en cada trimestre de la gestación. A falta de niveles más específicos, se considera que los niveles de TSH no deben superar los siguientes umbrales:

  • 2,5 mIU/L en el primer trimestre
  • 3 mIU/L a partir de entonces

Si se detectan niveles bajos de hormonas tiroideas en una mujer embarazada, los médicos recomiendan que esta alteración se corrija cuanto antes con terapia de reemplazo, que consiste en administrar un medicamento que sustituye la hormona que falta. Además, la mayor parte de las mujeres que ya reciben este tipo de tratamiento necesitan que se incrementen las dosis durante el embarazo.

Se calcula que una cuarta parte de las mujeres embarazadas que padecen hipotiroidismo y están siendo tratadas tienen TSH alta. Algunos especialistas han sugerido que esta situación podría evitarse si se optimizaran las dosis antes de que la mujer quedara en estado: planificando el tratamiento antes de la gestación y a lo largo de ésta.

El médico establecerá revisiones de la función tiroidea durante el embarazo. Lo más habitual es que se realicen cada 4-6 semanas y que la dosis de tratamiento se ajuste en función de los resultados de cada prueba.

Recomendaciones sobre la función tiroidea en el embarazo

Sobre los niveles de TSH:

  • Primer trimestre- mantener la TSH por debajo de 2,5 en un rango de 0,1-2,5
  • Segundo trimestre- 0,2-3,0
  • Tercer trimestre- ,3-3,0

Si la TSH es alta, por encima de 2,5 en cualquier momento del embarazo, será necesario comprobar los niveles de T4 (tiroxina) para determinar si la paciente tiene hipotiroidismo:

  • Patente (falta de T4)
  • Subclínico (TSH alta y T4 normal)

Cuando hay hipotiroidismo subclínico, deben comprobarse los anticuerpos antitiroideos en un análisis posterior y tratar a las pacientes en las que estén presentes. El efecto del hipotiroidismo subclínico en el desarrollo del feto no está totalmente claro, pero hay estudios que sugieren que los nacidos de mujeres con esta condición pueden obtener peores resultados en las pruebas de cociente intelectual.

Consecuencias del hipotiroidismo en la madre y el feto

Un hipotiroidismo no controlado se ha relacionado con:

  • Preeclampsia (hipertensión, puede ser muy grave)
  • Anemia
  • Aborto espontáneo
  • Bajo peso al nacer
  • Mortinato (parto de feto muerto)
  • Insuficiencia cardiaca congestiva (poco frecuente)
  • Dado que las hormonas tiroideas son cruciales para el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso del feto, el hipotiroidismo descontrolado –sobre todo durante el primer trimestre de embarazo- puede afectar al crecimiento y desarrollo del bebé

El diagnóstico de hipotiroidismo exige prestar atención a los síntomas y a los niveles de TSH y T4. La TSH alta y los niveles bajos de T4 libre suelen indicar hipotiroidismo. No obstante, debido a que el embarazo produce cambios en la función de la tiroides, los resultados de las pruebas deben interpretarse con precaución.

Los síntomas de hipotiroidismo en el embarazo pueden incluir:

  • Fatiga extrema
  • Intolerancia al frío
  • Calambres musculares
  • Estreñimiento
  • Problemas con la memoria y la concentración
< Anterior | Siguiente >
Compartir