Disfunción tiroidea en la tercera edad

Aunque cualquier persona de cualquier edad puede padecer una disfunción de la glándula tiroides, el riesgo de desarrollarla aumenta con la edad. A partir de los 40 años las probabilidades de padecer hipotiroidismo son más elevadas y entre un 9-16% de los mayores de 60 años puede padecer hipotiroidismo leve. Por ello, se debe prestar especial atención a los síntomas que pueden alertar de cualquier alteración, pues podemos confundirlos con problemas propios del envejecimiento normal. Se debe tener en cuenta, además, que en pacientes de más edad puede haber incluso una menor sintomatología, lo cual dificulta su diagnóstico. Sigue leyendo

Qué le dice un médico a un paciente recién diagnosticado de hipertiroidismo

Cuando un paciente tiene un diagnóstico reciente de hipertiroidismo, a veces es difícil tranquilizarlo porque uno de los síntomas de esta patología es la intranquilidad y nerviosismo junto con cambios en el estado de ánimo (irritabilidad, labilidad emocional), propios del efecto que produce el exceso de hormonas tiroideas en el sistema nervioso. De todas maneras cuando los pacientes conocen su enfermedad y van entendiendo sus síntomas, esto les ayuda a tolerarlos mejor.

Los síntomas y los cambios que produce el hipertiroidismo en el organismo son algo diferentes en el tiempo de aparición y evolución según la causa de la enfermedad y la edad de los pacientes.

Sigue leyendo

Consejos a un paciente recién diagnosticado de hipertiroidismo

Con el diagnóstico de hipertiroidismo, el médico recomendará tratamientos que serán diferentes según el origen de la enfermedad y la edad de cada paciente.

Como se comentó antes, en las zonas del planeta donde no se han tomado suficientes medidas sanitarias para erradicar la deficiencia de yodo es mayor la frecuencia de bocio, es decir que la tiroides tiende a aumentar de tamaño. Cuando la deficiencia de yodo dura muchos años predispone a que la tiroides forme nódulos, de crecimiento lento, que pueden funcionar sin el control de la hipófisis (autonomía tiroidea) y son causa de hipertiroidismo (bocio nodular o multinodular tóxico). Como la aparición del hipertiroidismo, en este caso es muy lenta y gradual, se diagnostica en general en personas de mayor edad, quienes tienen mayor predisposición para desarrollar arritmias cardíacas. El único tratamiento efectivo es el definitivo, que consiste en eliminar los nódulos  con cirugía o con yodo radiactivo.

Sigue leyendo

Bocio: una de las alteraciones de la glándula tiroides más conocidas

Una de las alteraciones de la glándula tiroides más conocidas popularmente es el bocio. Su característica principal es una glándula tiroides aumentada de tamaño,  detectable a simple vista.  El bocio puede ser la manifestación de una amplia  variedad de enfermedades que afectan a la glándula tiroidea.

Las enfermedades que producen bocio pueden alterar la función tiroidea  –produciendo hipertiroidismo o hipotiroidismo– o por el contrario la función tiroidea puede no verse afectada. Suelen ser procesos benignos aunque en algunos casos la salud de la persona que lo padece puede verse comprometida.

En función de cómo afecte a la glándula tiroides podemos encontrar dos tipos de bocio:

  • Bocio difuso: cuando la tiroides se agranda de forma uniforme.
  • Bocio nodular o multinodular: Cuando el aumento es irregular en forma de uno o más nódulos.

Sigue leyendo