Cirugía de la glándula tiroides ¿cuándo es necesario?

Cirugía de la glándula tiroidesLa cirugía de la glándula tiroides o tiroidectomía se realiza  generalmente por los siguientes motivos:

  • Como tratamiento de la tirotoxicosis, por enfermedad de Graves o por bocio nodular o multinodular tóxicos, especialmente cuando no es conveniente el tratamiento con yodo radiactivo como ocurre en pacientes muy jóvenes, aquellos con bocios muy grandes, en mujeres embarazadas y aquellos con oftalmopatía tiroidea severa.
  • Para establecer el diagnóstico definitivo de un tumor tiroideo, especialmente cuando el análisis citológico posterior a la punción aspiración con aguja fina no es concluyente.
  • Para tratar tumores tiroideos benignos o malignos.
  • Para aliviar síntomas compresivos o dificultades respiratorias asociadas a procesos benignos o malignos de la tiroides.
  • Para eliminar un bocio antiestético.
  • Para eliminar grandes bocios con extensión dentro del tórax o bocios endotorácicos, especialmente cuando causan dificultades respiratorias. Sigue leyendo

La disfunción tiroidea en los diferentes momentos de la vida de la mujer

La glándula tiroides es un órgano especialmente importante pues está vinculado con el funcionamiento de gran parte del organismo. En el caso de las mujeres, además, está ligada a su ciclo reproductivo, es asi qué el índice de disfunción tiroidea aumenta durante tres fases especialmente importantes: el embarazo, el postparto y la perimenopausia. Ese riesgo se verá incrementado si existen antecedentes familiares o factores medioambientales desencadenantes (deficiencia de yodo, por ejemplo).

Si una mujer está planificando un embarazo se recomienda una revisión de la glándula tiroides para que, en caso de detectarse alguna disfunción, inicie el tratamiento antes de que la gestación se produzca. Además, como durante el embarazo la tiroides materna normal aumenta su función y los requerimientos de yodo en un 50% es necesario asegurar las cantidades suficientes de este nutriente desde que se planifica un embarazo hasta finalizar la lactancia. Sigue leyendo

5 razones por las que debes cuidar tu glándula tiroides

La glándula tiroides es un órgano que tiene una gran importancia pues influye en diferentes aspectos de la salud. Esto hace que repercuta en todo lo relacionado con el día a día de las personas.

Conocer cómo funciona este pequeño órgano con forma de mariposa y saber que señales deben alertarnos nos ayudará a preservar nuestra salud. Por este motivo hoy queremos daros cinco sencillas razones por las que debemos cuidar la glándula tiroides: Sigue leyendo

Cómo controlar el aumento de peso en un paciente con hipotiroidismo

El hipotiroidismo se asocia comúnmente con un aumento moderado de peso, pero contrariamente a la creencia popular el tratamiento de esta afección no resulta en una pérdida de peso en la mayoría de los pacientes, según una investigación reciente presentada en la reunión anual de la American Thyroid Association en 2013.

La pérdida de peso se relacionó con la gravedad del hipotiroidismo,  con el tratamiento sustitutivo adecuado con tiroxina y con la ingesta calórica de cada persona. Sigue leyendo

Los valores de las hormonas tiroideas durante el embarazo

El embarazo tiene un impacto importante sobre glándula tiroides y su función hormonal. Es una verdadera prueba de estrés para la tiroides. Normalmente, en el embarazo la función tiroidea aumenta un 50%, junto con un incremento del 50-66% en los requerimientos diarios de yodo. Las mujeres que tengan una reserva tiroidea limitada por una enfermedad previa diagnosticada o subyacente, y/o que tengan una deficiencia de yodo no podrán responder a las nuevas demandas metabólicas y es probable que desarrollen un hipotiroidismo durante el embarazo.

Para responder al desafío de las demandas metabólicas aumentadas durante el embarazo, la tiroides normal se adapta por medio de cambios en la producción hormonal y de la regulación de la TSH (eje hipotálamo-hipófiso-tiroideo). En consecuencia, los resultados de las pruebas de función tiroidea de una mujer sana y embarazada difieren de los de una mujer sana no embarazada. Sigue leyendo

Síntomas psicológicos asociados a las disfunciones tiroideas

Los síntomas físicos que acompañan a una disfunción tiroidea, aunque generalmente son poco específicos, podemos definirlos, identificarlos y agruparlos. A estas señales se unen también un conjunto de síntomas psicológicos y alteraciones del estado de ánimo que debemos tener en cuenta a la hora de valorar la enfermedad en su conjunto.

Como hemos comentado en anteriores publicaciones la glándula tiroides participa en multitud de procesos y funciones de nuestro organismo y en consecuencia también en los procesos cognitivos. Un exceso de hormona tiroidea – hipertiroidismo – acelera nuestro metabolismo y puede asociarse a un aumento de la ansiedad, insomnio, nerviosismo, hiperactividad, agitación mental. Por el contrario, unos niveles bajos de hormona tiroidea – hipotiroidismo – pueden generar un estado de ánimo cercano a la tristeza, melancolía e incluso depresión, también somnolencia, disminución de la capacidad de atención y concentración, alteraciones de la memoria, lentitud mental (principalmente dificultades de cálculo). Sigue leyendo

¿Qué es la levotiroxina?

La glándula tiroides produce principalmente tiroxina (T4) y pequeñas cantidades de triyodotironina (T3). El 100% de la T4 circulante proviene de la tiroides, en cambio la producción tiroidea de T3 es de menos del 20%.

En los tejidos periféricos, particularmente en el hígado, la T4 sufre la pérdida de un átomo de yodo (desyodación) para dar lugar al 80% de la T3 circulante.  La desyodación de la T4 es un mecanismo de respuesta rápido para el control del equilibrio de las hormonas tiroideas. La potencia metabólica de la T3 es 4 a 5 veces mayor que la T4.

En el hipotiroidismo, la tiroides reduce su secreción hormonal, es por eso que se trata reemplazando la cantidad de hormona que la propia tiroides ya no puede fabricar. Este tratamiento permite que la T4 y la TSH vuelvan a los niveles normales.   Sigue leyendo

¿Cómo influyen la alimentación y algunos hábitos en el hipotiroidismo?

Teniendo en cuenta que la glándula tiroides necesita yodo para fabricar las hormonas tiroideas y que este nos llega con los alimentos es importante mantener un aporte adecuado de este oligoelemento para que la función tiroidea sea normal. Ingerir poco o demasiado yodo puede causar o agravar el hipotiroidismo.

Cuando falta yodo, el agrandamiento de la glándula tiroides o bocio es un signo que nos puede hacer sospechar esta deficiencia.  En niños que no han recibido suficiente yodo, además del bocio se puede observar un importante retraso en el crecimiento y en el desarrollo intelectual.

Además de la deficiencia de yodo en la dieta, el aporte del mismo puede estar interferido por algunas sustancias químicas como pesticidas, compuestos clorados, o algunos medicamentos  o por sustancias que están presentes de manera natural en algunos vegetales y que pueden bloquear la absorción y la utilización del yodo. Se denominan sustancias bociógenas. Sigue leyendo

La tiroides según cada momento de la vida: edad adulta

Los efectos de la deficiencia de yodo en la salud son detectables en todas las etapas de la vida pero son más pronunciados a mayor edad. Los nódulos tiroideos (bocio nodular o multinodular) suelen tener mayor tamaño y ocasionar problemas compresivos a nivel del cuello (dificultad para tragar o para respirar) y también mayor tendencia al hipertiroidismo clínico o subclínico en personas mayores. Esto aumenta el riesgo de complicaciones como las arritmias cardíacas, o puede agravar enfermedades existentes como la insuficiencia cardíaca, o la angina de pecho y también el riesgo aumentado de fracturas óseas. Sigue leyendo

La tiroides en cada momento de la vida: embarazo y postparto

Las enfermedades que afectan a la tiroides se presentan y evolucionan de manera diferente a lo largo de la vida.

Por ejemplo el 3-4% de los embarazos puede complicarse por un hipertiroidismo materno. La causa más frecuente es la enfermedad autoinmune de Graves, no controlada o no diagnosticada previamente, que deberá ser tratada para evitar el hipertiroidismo fetal y neonatal. No debe confundirse con el aumento transitorio de hormonas tiroideas  (la tirotoxicosis gestacional transitoria), que se debe a una estimulación tiroidea por parte de una hormona de la placenta: la gonadotrofina coriónica o hCG (la misma hormona que sirve para el diagnóstico del embarazo), se manifiesta al final del primer trimestre y solo se asocia a una mayor predisposición a los vómitos. Sigue leyendo