¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward

Tiroides en niños

La mayoría de enfermedades tiroideas (hipotiroidismo, hipertiroidismo, etc.) que afectan a los adultos pueden presentarse también en niños. En general, aunque existen diferencias en su manejo, los principios son los mismos. Es importante explicar al niño, en función de su nivel de comprensión, lo que es la tiroides,  dónde está y para qué sirve. Este conocimiento puede ayudar al niño, motivándolo para cumplir las recomendaciones del médico, algo que facilitará el mejor control de la enfermedad y le hará sentirse mejor.

Entre las enfermedades de la tiroides que pueden afectar a los niños están el hipotiroidismo congénito, el adquirido, la enfermedad de Graves, la tiroiditis subaguda y la tiroiditis nodular. Tanto el hipertiroidismo como el hipotiroidismo pueden detectarse con análisis de sangre. Con menos frecuencia se miden los niveles de anticuerpos para determinar si son las propias defensas del organismo las que están dañando la tiroides.

El hipotiroidismo congénito afecta a uno de cada 4.000 niños recién nacidos y en el pasado era la principal causa de discapacidad intelectual y problemas de crecimiento (cretinismo), ya que el desarrollo del niño depende de los niveles de hormonas tiroideas. De hecho, la definición médica de cretinismo es “hipotiroidismo congénito no tratado”. En los países desarrollados, el empleo de suplementos de yodo (la falta de yodo provoca hipotiroidismo), el cribado universal de esta condición a los pocos días del nacimiento y su tratamiento temprano han mostrado eficacia a la hora de prevenir dichos problemas.

Una enfermedad congénita (presente desde el nacimiento) rara es el bocio (aumento del tamaño de la tiroides), que puede presentarse a pesar de que la tiroides funcione correctamente. Existe una variedad poco frecuente conocida como síndrome de Pendred, que se asocia con pérdida de audición, y tiene un componente familiar.

La causa más frecuente de aumento del tamaño de la tiroides en niños y adolescentes es la enfermedad de Hashimoto, una condición autoinmune esto quiere decir que las propias defensas de nuestro organismo atacan a nuestro cuerpo, en este caso a la tiroides. Su manejo es igual que el de los casos de adultos. El tratamiento debe tomarse de por vida. En niños con otras enfermedades autoinmunes, como diabetes tipo 1, síndrome de Down o síndrome de Turner, se realizan controles regulares para evaluar la función de la tiroides, ya que son más proclives a desarrollar enfermedad de Hashimoto.

Por otro lado, la enfermedad de Graves o hipertiroidismo en niños está asociada con complicaciones oftalmológicas, pero no tan severas como las de los adultos. Antes del diagnóstico, es frecuente que el nerviosismo provoque dificultades en la concentración. El tratamiento inicial son fármacos antitiroideos, aunque es posible que algunos respondan mejor a la cirugía.

Los nódulos aislados, el bocio multinodular, la tiroiditis subaguda y otras enfermedades tiroideas son menos frecuentes, aunque sí pueden diagnosticarse en niños y adolescentes.