Lactancia materna con alteraciones de la glándula tiroides

Lactancia materna_ alteraciones tiroideasLas mujeres en edad fértil son consideradas un grupo de riesgo de cara a poder padecer algún trastorno de la glándula tiroides. Durante el embarazo se produce una mayor demanda -entre un 30-50%- de síntesis y secreción de hormonas tiroideas. Debido a que en las primeras semanas de gestación la tiroides de la madre es la única fuente de hormona tiroidea para el feto. Los controles han de ser rigurosos y frecuentes, un diagnóstico precoz puede evitar complicaciones en el embarazo y posteriormente, en la lactancia.

En contra de lo que se pueda pensar, si una mujer padece una alteración de la glándula tiroides (hipertiroidismo, hipotiroidismo) y está sometida a tratamiento farmacológico, la lactancia no está contraindicada.

Pero en ocasiones un hipotiroidismo no controlado puede llegar a producir hipogalactia, es decir, ausencia de producción de leche en la madre. Algo que puede solucionarse si el hipotiroidismo es tratado. Esto sucede porque la presencia de la hormona tiroidea es un requisito fundamental para que se inicie la producción de leche. Si esto se da, el tratamiento hormonal sustitutivo permitiría mantener la lactancia. El contacto piel con piel madre-hijo, dar el pecho a demanda y las tomas nocturnas tienen un efecto mayor en la producción de leche. Para ayudar a la madre en su producción se pueden incluso utilizar galactogogos –siempre durante un tiempo limitado y bajo supervisión médica-.

Tratándose de un hipertiroidismo, las hormonas tiroideas se secretan en la leche materna durante el amamantamiento, pero las concentraciones alcanzadas no son suficientes para causar el desarrollo de hipertiroidismo o supresión de la secreción de TSH en el bebé.

A pesar de que las evidencias indican que lo recomendable es no suspender la lactancia materna, es conveniente controlar la función tiroidea del bebé a fin de asegurarnos del correcto funcionamiento de su glándula tiroides.

No obstante, y como siempre decimos, el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado de las alteraciones tiroideas son las mejores armas para favorecer la salud tanto de la madre como del bebé.

Para consultar cualquier duda acerca de la toma de medicación y la compatibilidad con la lactancia, está disponible una web del Servicio de Pediatria del Hospital Marina Alta de Denia. En ella se puede encontrar información fiable y actualizada de la compatibilidad de cualquier medicamento con la lactancia materna.

Información completa y correcta es lo que muchas madres reclaman y necesitan. Por desgracia, debido a la desinformación muchas mujeres abandonan la lactancia.

¿Padeces algún trastorno de la tiroides?, ¿pudiste amamantar a tu bebé?, ¿tuviste dificultades a la hora de darle lactancia materna?, ¡Cuéntanos tu caso!