Hipertiroidismo: síntomas, causas y tratamiento

¿Qué es el hipertiroidismo?

El hipertiroidismo es una palabra que se emplea para referirnos a cualquier condición en la cual hay niveles excesivamente altos de hormonas tiroideas en el organismo: la tiroides está trabajando en exceso.

Clasificación del hipertiroidismo

El hipertiroidismo es en realidad la consecuencia de diversas condiciones. Lo que determina qué tipo de hipertiroidismo padece una persona y cómo se tratará será la causa específica de que sus niveles de hormonas tiroideas en sangre sean más elevados de lo normal.

  • Enfermedad de Graves– 70% de los casos de hipertiroidismo
  • Bocio tóxico multinodular o bocio tóxico nodular- presencia de varios nódulos o bultos en la tiroides, que producen hormonas en cantidades excesivas
  • Tiroiditis (temporal o ligada a la ingesta de yodo, entre otras posibilidades)

La tiroides puede acelerar diversos procesos que lleva a cabo el organismo cuando libera cantidades excesivas de hormonas en el riego sanguíneo. Eso puede producir síntomas como:

  • Irritabilidad
  • Nerviosismo
  • Aumento de la sudoración
  • Palpitaciones
  • Dificultad para dormir
  • Pérdida de peso sin motivo aparente
  • Debilidad del cabello, la piel y las uñas
  • Debilidad muscular
  • Protrusión ocular (oftalmopatía de Graves)

El tratamiento de cada caso de hipertiroidismo dependerá de las características del paciente (edad, tipo de hipertiroidismo, severidad), de la propia enfermedad y de sus preferencias personales. Hable con un médico que tenga experiencia en el tratamiento de las enfermedades de la tiroides para que le  proponga el mejor plan de tratamiento del hipertiroidismo en su caso.

La terapia puede incluir:

  • Medicamentos antitiroideos
  • Yodo radiactivo
  • Cirugía
  • Medicamentos betabloqueantes

Pruebas para detectar el hipertiroidismo

  • Reconocimiento físico
  • Análisis de sangre (T4 y T3, TSH)
  • Pruebas de imagen

Perfil del paciente

Las mujeres son entre dos y diez veces más propensas que los hombres a padecer hipertiroidismo. Además, su riesgo es más elevado si:

  • Tiene antecedentes familiares de enfermedades tiroideas
  • Tiene otros problemas de salud tales como anemia perniciosa, diabetes tipo 1
  • Si los niveles de yodo en su dieta son exageradamente altos o si toma medicamentos ricos en yodo
  • Si es mayor de 60 años
  • Si ha estado embarazada en los últimos seis meses

Complicaciones del hipertiroidismo

El hipertiroidismo puede desembocar en

  • Cardiopatía
  • Fragilidad de los huesos
  • Problemas de salud ocular
  • Inflamación y enrojecimiento de la piel
  • Crisis tirotóxica – empeoramiento súbito de los síntomas, es una urgencia médica

¿Cuándo debo contactar con un profesional médico?

Si experimenta una pérdida de peso que no tiene motivo aparente, latidos acelerados del corazón, sudoración inusual, inflamación del cuello u otros signos y síntomas de hipertiroidismo, acuda a su médico.

Causas del hipertiroidismo

Enfermedad de Graves

La causa más frecuente de hipertiroidismo es la enfermedad de Graves, que consiste en la sobreproducción de hormonas tiroideas causada por anticuerpos que estimulan la glándula tiroides, haciendo que ésta aumente su tamaño y su actividad. Esta forma de hipertiroidismo tiene un componente familiar y se presenta con mayor frecuencia en mujeres jóvenes.

Bocio nodular tóxico

Un subtipo diferente es la aparición de bultos en la tiroides, que van creciendo de forma gradual y aumentando su producción de hormonas. Esta forma de hipertiroidismo recibe el nombre de bocio nodular o multinodular tóxico.

Tiroiditis

Es una inflamación de la tiroides que puede prolongarse durante tres meses, transcurridos los cuales la glándula disminuye su actividad, es decir, se torna hipoactiva (hipotiroidismo).

La tiroiditis puede ser subaguda (con una inflamación dolorosa), de causa no establecida pero comúnmente relacionada con infecciones por virus o bacterias; tiroiditis postparto y tiroiditis silente, esta última probablemente de origen autoinmune, originada por las propias defensas del organismo.

Hipertiroidismo por medicamentos

Los niveles elevados de yodo pueden hacer que la tiroides produzca mayor cantidad de hormonas. Esto puede suceder cuando se está tomando medicación que contiene yodo, como amiodarona (para el control de las arritmias), ciertos jarabes y suplementos alimenticios ricos en yodo.

Una dosis excesiva de fármacos contra el hipotiroidismo puede desembocar en hipertiroidismo. Para ajustar la dosis se realizan exámenes periódicos en personas que reciben dichos tratamientos.

El hipertiroidismo de origen medicamentoso suele mejorar con la retirada del fármaco que lo provoca, aunque en ocasiones pueden pasar algunos meses hasta que la actividad de la tiroides se normalice del todo.

Otras causas son la elevación de niveles de una sustancia denominada gonadotropina coriónica (durante el embarazo), adenoma de la hipófisis (tumor benigno en dicha glándula) y, rara vez, por cáncer de tiroides.

Síntomas de hipertiroidismo

Los síntomas de hipertiroidismo dependen de cada paciente y son bastante numerosos, aunque es poco probable que se presenten todos ellos en una persona. La presentación de los síntomas de hipertiroidismo puede ser repentina o bien gradual. Además, mientras que algunos individuos únicamente experimentan síntomas de hipertiroidismo leves, en otros pueden ser severos y afectar seriamente a la calidad de vida.

En sus fases iniciales, el hipertiroidismo puede confundirse con simples molestias o incluso con estrés. En los pacientes mayores de 60 años, los síntomas pueden interpretarse como indicios de depresión o demencia. También en mayores se han observado síntomas como pérdida de apetito y tendencia al aislamiento, que sin una revisión médica concienzuda pueden de nuevo atribuirse a otras condiciones diferentes del hipertiroidismo, o a otros procesos.

La coincidencia de varios síntomas de hipertiroidismo, interpretados en su conjunto, permite reconocer la enfermedad, un diagnóstico que se confirmará con pruebas de diagnóstico específicas, como analíticas y test de imagen.

Entre otros, el hipertiroidismo se puede manifestar con los siguientes síntomas:

  • Irritabilidad
  • Nerviosismo
  • Cambios bruscos de humor
    • Pueden venir acompañados de otras manifestaciones psicológicas como hiperactividad, reacciones emocionales exageradas, labilidad emocional.
  • Fatiga
  • Apatía o falta de ánimo
  • Sudoración excesiva
  • Debilidad muscular
  • Intolerancia al calor
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Temblor en las manos
  • Frecuencia cardíaca incrementada o irregular
    • Taquicardia
  • Pérdida de peso (sin que se presenten cambios en los hábitos de alimentación o incluso con mayor apetito)
  • Bocio (aumento del tamaño de la glándula tiroides)
    Aspecto enrojecido de las palmas de las manos
  • Debilidad de las uñas
  • Urticaria
  • Pérdida de cabello
  • Piel húmeda y caliente
  • Incremento en el número de deposiciones (que puede agravarse hasta el grado de diarrea)
  • Incremento en el número de micciones (necesidad frecuente de orinar)
  • Sed persistente
  • Falta de deseo sexual
  • Alteraciones del ciclo menstrual en mujeres
  • Problemas oculares como enrojecimiento, sequedad, inflamación de los párpados o problemas de visión tales como sensibilidad a la luz o visión borrosa

Estos últimos síntomas de hipertiroidismo, englobados bajo las denominaciones ‘enfermedad ocular tiroidea’ y ‘oftalmopatía de Graves’, afectan a una de cada tres personas con hipertiroidismo causado por enfermedad de Graves. Es el hipertiroidismo de origen autoinmune, que se debe a que el propio sistema inmunológico del organismo ataca a la tiroides.

Es frecuente que los síntomas de hipertiroidismo remitan con el tratamiento. Se recomienda con particular énfasis adoptar medidas preventivas para evitar el desarrollo de la oftalmopatía tiroidea: evitar el consumo de tabaco, controlar la función tiroidea tan pronto como sea posible y diseñar un tratamiento farmacológico individualizado en pacientes vulnerables.

Una complicación poco frecuente del hipertiroidismo es la crisis tirotóxica, también conocida como tormenta tiroidea, con un incremento súbito de los niveles de hormonas en sangre. Es una manifestación extrema de la enfermedad que puede suponer un riesgo vital y requiere atención médica de urgencia.

Tratamiento del hipertiroidismo

Existen diferentes causas, manifestaciones y terapias potenciales para el hipertiroidismo. El tratamiento adecuado requiere un diagnóstico preciso y el diseño de un régimen terapéutico adaptado a las necesidades, posibles comorbilidades y preferencias de los pacientes: No hay un tratamiento universal sino que se establecen recomendaciones terapéuticas individuales en función de la edad, subtipo de enfermedad…

En primer lugar, el médico elaborará una historia clínica y realizará un reconocimiento físico, pero necesitará ciertas pruebas, incluyendo analíticas y pruebas de imagen, para confirmar el diagnóstico y determinar la causa del hipertiroidismo, ya que los síntomas pueden solaparse con los de otras dolencias.

Confirmado el diagnóstico, es posible que su médico recete fármacos antitiroideos, que interfieren en la actividad de la tiroides para controlar el exceso de hormonas. Metimazol y propiltiouracilo son medicamentos que regulan la actividad de la glándula. El tratamiento con antitiroideos se utiliza habitualmente como primera opción y, si no resulta eficaz, se propone el empleo de yodo radiactivo como segunda opción salvo que esté contraindicado.

Se ha visto que en un porcentaje de casos que oscila entre el 20 y el 30% de los afectados por enfermedad de Graves, el tratamiento farmacológico sostenido durante 12-18 meses puede tener como resultado una mejoría mantenida de la enfermedad. Normalmente el tratamiento se considera crónico. En personas con nódulos hiperactivos, es frecuente que la medicación sirva para preparar al paciente para una terapia con yodo radiactivo o cirugía.

Otra opción farmacológica son los medicamentos betabloqueantes, que no reducen la actividad de la tiroides, pero pueden atenuar los síntomas con relativa rapidez.

El yodo radiactivo se administra de forma oral en una única dosis. El yodo destruye las células productoras de hormonas tiroideas y no afecta a otros tejidos. Es frecuente que, hasta que este tratamiento pueda surtir efecto, se administren betabloqueantes para aliviar los síntomas. Puede acarrear hipotiroidismo al destruir las células que producen hormonas tiroideas. Esa condición se trata con relativa facilidad mediante la administración de un medicamento.

El tratamiento menos empleado para el hipertiroidismo es la cirugía, que consiste en la extirpación parcial o total de la glándula tiroides. Existe la posibilidad de que los niveles de hormona tiroidea vuelvan a la normalidad tras la intervención. La extirpación total hace que se desarrolle hipotiroidismo, que puede corregirse con medicación. Tras la cirugía, se realizarán controles periódicos de niveles de hormona tiroidea en sangre.

 

FUENTES

American Thyroid Association. Patients. Hyperthyroidism.

Reinwein D, et al. The different types of hyperthyroidism in Europe. Results of a prospective survey of 924 patients. J Endocrinol Invest. 1988 Mar;11(3):193-200.

NIH. US National Library of Medicine. Hyperthyroidism.

National Institute of Diabetes, Digestive and Kidney Diseases. Hyperthyroidism. (Overactive Thyroid)

Mayo Clinic. Patient Care & Health Information. Hyperthyroidism.