Hipotiroidismo

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo es una condición que se define porque la glándula tiroides, que se encuentra en la base del cuello, no es capaz de producir hormonas en las cantidades que el organismo necesita para funcionar correctamente.

Tipos de hipotiroidismo

Hay dos clases de hipotiroidismo:

  • Primario – relacionado con la tiroides
  • Secundario – relacionado con la hipófisis o glándula pituitaria

Causas del hipotiroidismo

El hipotiroidismo tiene muy diversas causas, entre las más frecuentes:

  • Tiroiditis de Hashimoto (enfermedad autoinmune)
  • Tiroidectomía – Cirugía de la tiroides, en la cual parte de la glándula o toda ella se extirpan
  • Tratamiento con yodo radiactivo – Algunas personas reciben esta terapia para la enfermedad de Graves o algunos tipos de cáncer, entre las posibles consecuencias de esta terapia figura el hipotiroidismo
  • Hipotiroidismo congénito – presente desde el nacimiento
  • Tiroiditis – Aumento del tamaño de la tiroides, puede dar lugar a hipertiroidismo seguido de hipotiroidismo
  • Algunos medicamentos
  • Exceso o falta de yodo
  • Daño en la hipófisis
  • Trastornos infiltrativos raros de la tiroides- amiloidosis, sarcoidosis…

Síntomas del hipotiroidismo

El hipotiroidismo conlleva el descenso de niveles de hormonas en la sangre, y que diferentes procesos del organismo empiecen a llevarse a cabo con lentitud. Eso puede provocar:

  • Aumento de peso
  • Fatiga
  • Sequedad en la piel
  • Intolerancia al frío
  • Alteraciones de la memoria
  • Depresión
  • Estreñimiento

Tratamiento del hipotiroidismo

Reemplazo de la hormona que falta- El hipotiroidismo no se cura, pero es posible proporcionar al cuerpo las hormonas que necesita, en su forma sintética, un medicamento que el paciente tomará todos los días de por vida.

El médico establecerá consultas de seguimiento para asegurarse de que los niveles que el paciente tiene son óptimos e ir ajustando las dosis de medicación si no es así.

Pruebas para detectar el hipotiroidismo

Los análisis de sangre para la tiroides incluyen:

  • Hormona estimulante de la tiroides (TSH): Es la medida más precisa de la actividad de la tiroides
  • T3 y T4: Miden diferentes hormonas de la tiroides
  • TSI: Mide la inmunoglobulina estimulante de la tiroides 
  • Prueba de anticuerpos antitiroideos: Mide la cantidad de anticuerpos (indicadores en la sangre)

Las pruebas de imagen incluyen tomografía computarizada, ultrasonido y pruebas de medicina nuclear. Un tipo de examen de medicina nuclear es la gammagrafía de la tiroides. 

 

Perfil del paciente

Las mujeres son más propensas que los varones a desarrollar hipotiroidismo. También es una enfermedad más frecuente entre mayores de 60 años. Otros sujetos con mayor riesgo que la población general son:

  • Personas con antecedentes de enfermedad tiroidea.
  • Pacientes de cirugía de tiroides
  • Personas tratadas con radioterapia
  • Embarazadas
  • Personas con antecedentes familiares de enfermedades tiroideas
  • Pacientes con el síndrome de Turner
  • Pacientes con enfermedades autoinmunes (diabetes tipo 1, artritis reumatoide, lupus, otras)

Complicaciones del hipotiroidismo

Si no se trata, el hipotiroidismo puede desembocar en diferentes problemas de salud, incluyendo:

  • Bocio
  • Cardiopatías (enfermedades del corazón)
  • Problemas de salud mental
  • Neuropatía periférica- daños en los tejidos nerviosos periféricos
  • Mixedema- una emergencia médica poco frecuente
  • Infertilidad
  • Defectos congénitos

¿Cuándo debo contactar a un profesional médico?

Si se siente fatigado sin motivo aparente, o si sospecha que podría padecer síntomas de hipotiroidismo, acuda a su médico. Sólo un médico puede realizar un diagnóstico preciso a través de un reconocimiento médico exhaustivo y de la realización de las pruebas de diagnóstico relevantes.

 

Puede realizar un sencillo test sobre la salud de su tiroides con un rápido cuestionario, disponible aquí.

Causas del hipotiroidismo

Son particularmente propensos a desarrollar hipotiroidismo (HT) las mujeres y los mayores de 60 años, las personas con historia clínica de enfermedad tiroidea (como bocio), quienes se han sometido a una cirugía tiroidea, pacientes que han recibido radioterapia, personas con antecedentes familiares, mujeres embarazadas en los seis meses previos, mujeres con síndrome de Turner o personas con síndrome de Sjögren, anemia perniciosa, diabetes tipo 1, artritis reumatoide o lupus, entre otras condiciones.

Las causas más frecuentes de hipotiroidismo son:

Enfermedad de Hashimoto
Es la causa más frecuente de hipotiroidismo. Se considera una enfermedad autoinmune, ya que su causa es una reacción del sistema inmunitario contra la tiroides.

Tiroiditis
Consiste en la inflamación de la tiroides que provoca el filtrado de la hormona tiroidea fuera de la glándula. En su fase inicial, tiene el efecto de incrementar los niveles de la hormona en la sangre (hipertiroidismo). Esta situación se puede prolongar hasta tres meses, transcurridos los cuales la tiroides pasará a una fase de hipoactividad. El hipotiroidismo resultante puede durar entre 12 y 18 meses, pero en ocasiones es permanente.

Hipotiroidismo congénito
Algunos bebés nacen con una tiroides no totalmente desarrollada o que no funciona adecuadamente. Si no se trata, el hipotiroidismo congénito puede desembocar en discapacidad intelectual y problemas de crecimiento. El tratamiento precoz previene estos problemas. Ése es el motivo por el cual la prueba para su detección se realiza de manera rutinaria en el Sistema Nacional de Salud.

Cirugía de la tiroides
La extirpación parcial de la glándula tiroides puede desembocar en hipotiroidismo. La extirpación total de la glándula siempre tiene como resultado HT. Este tipo de intervención se lleva a cabo en ciertos casos de hipertiroidismo, bocio, nódulos o cáncer de tiroides.
Por otro lado, la administración de ciertos medicamentos se ha asociado con HT. Entre ellos están la amiodarona, el interferón alfa, el litio y la interleuquina-2. Si le han recetado alguno de ellos, pregunte a su médico por el hipotiroidismo.

Con menor frecuencia, se han documentado casos de hipotiroidismo debido a trastorno de la hipófisis, embarazo y deficiencia de yodo.

Síntomas de hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una condición que puede dar lugar a múltiples manifestaciones. Además, los síntomas de hipotiroidismo pueden tener una intensidad variable y son diferentes en cada individuo. Debido a que es una enfermedad de desarrollo lento, muchos pacientes no experimentan síntomas de hipotiroidismo durante meses e incluso años a pesar de haber desarrollado la condición.

Algunos de los síntomas de hipotiroidismo son molestias frecuentes en la población general y no siempre significan que la persona padezca la enfermedad. En ocasiones, estos síntomas son consecuencias de enfermedades diferentes al hipotiroidismo.

En principio, es posible que únicamente se presenten fatiga o pérdida de peso, dos circunstancias que muchas veces se atribuyen al hecho de estar envejeciendo. No obstante, a medida que el metabolismo sigue ralentizándose, es posible desarrollar signos y síntomas más evidentes de hipotiroidismo.

Entre los síntomas de hipotiroidismo más frecuentes figuran:

  • Fatiga, desgana, falta de energía
  • Alteraciones del estado de ánimo y las funciones cognitivas (falta de motivación, tristeza, depresión, cambios en la personalidad, fallos leves de memoria)
  • Aumento de peso, incluso sin cambiar la dieta o a pesar de tener menos apetito
  • Hinchazón del rostro
  • Intolerancia al frío, o sensación constante de frío
  • Dolor, rigidez o inflamación de las articulaciones
  • Debilidad muscular, que puede ser acusada en las extremidades
  • Estreñimiento
  • Sequedad y aspecto amarillento en la piel
  • Uñas quebradizas
  • Pérdida del cabello
  • Pérdida de vello en las cejas
  • Escasez de sudoración
  • Bocio (aumento del tamaño de la tiroides)
  • Alteraciones del ciclo menstrual
  • Alteraciones en el deseo sexual
  • Infertilidad
  • Anemia

También se han descrito como síntomas tardíos de hipotiroidismo (si no se instaura un tratamiento y la enfermedad avanza):

  • Disminución de los sentidos del gusto y el olfato
  • Ronquera
  • Hinchazón en manos y pies
  • Lentitud al hablar
  • Engrosamiento de la piel
  • Pérdida del vello de las cejas
  • Alteración del estado de ánimo
  • Depresión
  • Dificultad para concentrarse
  • Alteración de la frecuencia cardiaca (número de contracciones del corazón por minuto), que se vuelve más lenta de lo normal
  • Disminución de la fertilidad
  • Aumento del riesgo de padecer un aborto en el primer trimestre de embarazo
  • Aumento del riesgo de parto prematuro
  • Aumento de los niveles de prolactina (hormona que disminuye la fertilidad, también se conoce como hiperprolactinemia)

Síntomas de hipotiroidismo agrupados por sistemas:

  • Piel: Piel amarillenta, pálida, seca y áspera. Pelo seco y quebradizo.
  • Sistema Osteoarticular: Mialgia (dolor muscular), debilidad muscular, calambres, artralgia (dolor en las articulaciones), rigidez articular.
  • Metabolismo: Intolerancia al frío, hipercolesterolemia (elevación de los niveles de colesterol) e hiponatremia (niveles bajos de sodio).
  • Sistema Nervioso: Somnolencia, cefaleas, depresión, ansiedad, bradipsiquia (ralentización de los procesos mentales), parestesias (sensación o conjunto de sensaciones anormales, especialmente hormigueo, adormecimiento o ardor en la piel), polineuropatías (afectación de la movilidad o la sensibilidad), hormigueo y sensibilidad alterada en los dedos de las manos o en toda la mano (síndrome del túnel carpiano).
  • Cardiovascular: Intolerancia al ejercicio físico, fatiga, cardiomegalia (aumento del tamaño del corazón), hipertensión arterial, voz ronca, apnea del sueño.
  • Hematológicas: Anemias y alteraciones plaquetarias.
  • Alteraciones sexuales: Ciclos anovulatorios, metrorragias (hemorragia fuera del ciclo menstrual), problemas de fertilidad, hiperprolactinemia.

Cuando el hipotiroidismo no se trata, sus síntomas pueden ir agravándose. La estimulación constante de la glándula tiroidea para liberar más hormonas puede hacer que esta se agrande (bocio), entre otras complicaciones.

En el hipotiroidismo avanzado (mixedema) es raro, pero cuando se presenta puede ser grave. Entre los síntomas de mixedema están hipertensión, dificultad respiratoria, descenso de la temperatura corporal, pérdida del conocimiento e incluso coma.

Tratamiento del hipotiroidismo

Dado que los síntomas de hipotiroidismo se solapan con los de otras enfermedades, el médico buscará un diagnóstico definitivo con pruebas específicas.

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) indica que es recomendable realizar un análisis de sangre para determinar los niveles de hormona hipofisaria estimuladora de la tiroides (tirotropina o TSH) en personas con síntomas que hacen sospechar de hipotiroidismo.

También en individuos con antecedentes familiares, pacientes con enfermedades autoinmunes, celíacos y pacientes con diabetes tipo 1 o aquellos que se hayan sometido a tratamientos que afecten a la hipófisis o a la tiroides, así como en personas con síndrome de Down. El análisis también está indicado en embarazadas, preferentemente antes de la semana 10 de gestación.

Además, la prueba del talón se realiza a todos los recién nacidos para instaurar el tratamiento en caso de hipotiroidismo y evitar sus secuelas.

Una vez establecido, el diagnóstico, la terapia busca reemplazar en el organismo la hormona que la tiroides ya no puede producir, lo que se conoce como un tratamiento “sustitutivo”. Se administra levotiroxina, un medicamento idéntico a la hormona que la tiroides produce normalmente.

Lo más probable es que le recomienden tomar este medicamento por las mañanas en ayunas y sin que coincida con la toma de otros fármacos o suplementos nutricionales.

Suelen efectuarse analíticas a las 6-8 semanas de comenzar el tratamiento para ajustar la dosis, que inicialmente es baja. Cuando se encuentra la dosis óptima, las extracciones de sangre para analítica se espacian hasta los seis meses y se realizan una vez al año a partir de entonces.

Lo más probable es que el hipotiroidismo esté controlado con el medicamento, siempre que se cumpla con el tratamiento recomendado de forma rigurosa. Nunca debe interrumpirse la terapia sin consultar previamente con el médico.

La terapia combinada con levotiroxina y triyodotironina debería considerarse únicamente como un tratamiento experimental en grupos reducidos de pacientes, según las recomendaciones de la Asociación Europea de Tiroides (ETA).