¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Que es el istmo tiroideo
Compartir

¿Qué es el adenoma tiroideo tóxico y cuáles son sus síntomas?

El adenoma tiroideo tóxico es la producción excesiva de hormonas tiroideas en un único nódulo (acumulación de células) en la glándula tiroides. Es causa de hipertiroidismo.

Nombres alternativos

  • Nódulo tiroideo tóxico
  • Enfermedad de Plummer

No debe confundirse con el bocio nodular tóxico, en el que hay más nódulos (también se conoce como bocio multinodular tóxico).

Cómo se forma

  • La glándula tiroides necesita yodo para producir las hormonas tiroideas (tiroxina y triyodotironina)
  • Cuando falta yodo en la dieta, la tiroides no puede fabricar las hormonas que el cuerpo necesita en cantidad suficiente
  • Los niveles bajos de hormonas hacen que la tiroides aumente su tamaño al incrementar su actividad para absorber todo el yodo disponible en el organismo y así producir las hormonas en cantidades normales

Síntomas

Los síntomas del adenoma tiroideo tóxico son resultado de la presencia de niveles elevados de hormonas tiroideas en el riego sanguíneo, por lo cual son similares a los del hipertiroidismo:

  • Pérdida de peso
  • Diarrea
  • Incremento del apetito
  • Rubor
  • Irritabilidad
  • Fatiga
  • Palpitaciones
  • Alteraciones del sueño
  • Sudoración excesiva
  • Temblor
  • Intolerancia al calor

Los signos también son parecidos a los del hipertiroidismo (sudoración y calor en las palmas de las manos, temblor), pero también pueden incluir un aumento visible del tamaño de la glándula o un abultamiento bien definido en ésta (el nódulo).

El diagnóstico del adenoma tiroideo tóxico se lleva a cabo por medio de un análisis de sangre para medir los niveles de hormonas tiroideas. El médico realizará también una entrevista para completar la historia clínica. Se palpa la glándula tiroides para detectar los nódulos.

En ocasiones se somete al paciente a una ecografía del cuello para evaluar el nódulo y se toma una muestra de tejido para ser examinada. En ese caso se introduce una pequeña aguja en el nódulo para obtener la muestra. El procedimiento no es doloroso, pero sí puede resultar molesto.

En un reducido número de casos, si el abultamiento es grande, se pueden recomendar otras pruebas para evaluar si el nódulo está afectando a la capacidad de respirar. En muy raras ocasiones el médico pide una imagen por CT (tomografía computarizada) para obtener una imagen más detallada de la glándula.

Otra opción es la prueba de absorción de yodo, que mide la cantidad de yodo que la tiroides absorbe e indica si la glándula está hiperactiva o hipoactiva. En el caso de que haya un nódulo tóxico, se detectará una zona de absorción de yodo incrementada.

Opciones terapéuticas

  • Terapia con yodo radiactivo. Es la opción más efectiva para tratar el adenoma tóxico. Consiste en la administración de una cápsula o un líquido que contiene yodo radiactivo y se puede hacer sin necesidad de ingresar al paciente. El yodo radiactivo destruye gradualmente el nódulo sin afectar a otras partes del cuerpo.
  • Cirugía. Con la cirugía se busca aliviar los síntomas mecánicos de un nódulo grande. En ocasiones se practica una tiroidectomía (extirpación de la glándula tiroides) y el paciente necesitará tomar medicación de por vida.
  • Los medicamentos anti-tiroideos se usan para controlar los síntomas de la tiroides hiperactiva, pero no solucionan la condición y, si se interrumpe la medicación, los problemas reaparecen.

Si no se trata, un adenoma tiroideo tóxico puede tener las siguientes complicaciones a largo plazo:

  • Malestar
  • Disfunción o insuficiencia cardiaca (por efecto del incremento de la tasa cardiaca y el estado metabólico alterado)
  • Ictus
  • Mareos
  • Osteoporosis
  • Fracturas
  • Dificultad al respirar
  • Dificultad al tragar 
< Anterior | Siguiente >
Compartir