¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

¿Es ansiedad o es mi tiroides?

La glándula tiroides es la responsable de la producción de hormonas tiroideas, y del mantenimiento de los niveles de dichas hormonas en la sangre dentro de los valores normales. El exceso de hormonas tiroideas da lugar a un síndrome hipertiroideo, que se caracteriza por la existencia de nerviosismo, palpitaciones, dificultad para dormir, irritabilidad, pérdida de peso, generalmente con aumento del apetito, cansancio, intolerancia al calor, sudoración excesiva, aumento del ritmo de deposiciones, etc.

El síndrome hipotiroideo está caracterizado por los síntomas opuestos (bradicardia, estreñimiento, intolerancia al frío,...) pero el cansancio y la dificultad para la concentración también pueden formar parte del mismo. De forma aislada, los síntomas son muy inespecíficos, por lo que la correcta valoración para intentar saber si un proceso es de origen tiroideo o no debe hacerse teniendo en cuenta la conjunción de una serie de síntomas que sean “compatibles” unos con otros. Es decir, es posible que una taquicardia, junto con intolerancia al calor, sea de origen tiroideo (si se añaden otros síntomas), pero es muy difícil atribuirle a un síndrome tiroideo la aparición simultánea de taquicardia e intolerancia al frío.

Algunos de esos síntomas son comunes a los que aparecen en situaciones de estrés o ansiedad y ello puede dar lugar situaciones en las que sea difícil distinguir si estamos ante un cuadro de disfunción tiroidea o ante un cuadro de ansiedad. Normalmente, un médico experto es capaz de diferenciar ambas entidades, porque la conjunción de síntomas y la exploración física así lo permiten. No obstante, a veces no tenemos otra forma de establecer el diagnóstico diferencial más que mediante la determinación de los niveles sanguíneos de hormonas tiroideas. Con las técnicas analíticas de las que disponemos hoy en día podemos saber con certeza si las molestias son debidas a una causa tiroidea o no. Es importante destacar que, con niveles de tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) (las hormonas que fabrica la glándula tiroides) normales, no hay síntomas derivados de ellas. La alteración aislada de la TSH no produce síntomas si no existe una alteración concomitante de T4 o T3.

< Anterior | Siguiente >
Compartir