¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Máquina: síntomas de bocio coloide
Compartir

Bocio Coloide: ¿cómo puedo reconocer la enfermedad?

Nombres alternativos

  • Bocio endémico
  • Bocio atóxico
  • Bocio simple

La falta de yodo es la causa más frecuente de bocio. Si el organismo no dispone de yodo suficiente para fabricar hormonas tiroideas, la glándula tiroides aumenta de tamaño para intentar absorber tanto yodo como pueda y recuperar la producción necesaria. Así, el bocio puede indicar que la tiroides no está funcionando normalmente.

La expresión “bocio coloide” o bocio coloideo hace referencia a la situación en la que la producción de hormonas tiroideas es insuficiente, una circunstancia que la tiroides intenta compensar aumentando su tamaño.

Cuando la tiroides recibe yodo de nuevo, los nódulos que pueden haberse formado al aumentar su tamaño pueden producir hormonas de forma independiente. En ocasiones, los nódulos producen demasiadas, dando lugar a tirotoxicosis. En ese caso la condición recibe el nombre de bocio nodular tóxico.

El bocio nodular coloide también se denomina bocio endémico y suele tener su origen en la dieta propia de un área geográfica. Tiende a presentarse en zonas lejanas de la costa. Se considera endémica la enfermedad en lugares en los que más del 10% de los niños de edades comprendidas entre los 6 y los 12 años presentan bocio.

Los factores de riesgo son el sexo femenino, haber superado los 40 años de edad, una dieta pobre en yodo, vivir en una zona endémica y tener antecedentes familiares de bocio.

Otras causas

  • Bocio autoinmune (el sistema inmunológico ataca la tiroides)
  • Empleo de ciertos medicamentos
  • Infecciones
  • Tabaquismo
  • Algunos alimentos (soja, ciertas verduras)
  • Bocio nodular tóxico (aumento del tamaño de la tiroides con pequeñas formaciones redondeadas llamadas nódulos que producen una cantidad excesiva de hormonas)

Síntomas

  • Mareo al elevar los brazos por encima de la cabeza
  • Aumento del tamaño de las venas del cuello
  • Dificultad al tragar (poco frecuente)
  • Dificultad al respirar (poco frecuente)
  • Inflamación de la tiroides

Pruebas

  • Análisis de sangre para la evaluación de la función tiroidea, incluyendo THS (hormona estimulante de la tiroides)
  • Prueba de absorción de yodo
  • Escáner de la tiroides
  • Ecografía de la tiroides
  • Prueba de yodo en la orina

Se prescribe tratamiento de reemplazo de hormona tiroidea ante la falta de yodo. El reemplazo inhibe la hormona estimulante de la tiroides (TSH) y permite que la glándula se recupere. El bocio de tamaño grande que no responde a la terapia con medicamentos u obstruye la respiración puede requerir cirugía para la extirpación parcial o total de la tiroides. Si el bocio se asocia con producción excesiva de hormonas tiroideas es posible que sea necesario el tratamiento con yodo radiactivo, medicación antitiroidea o cirugía.

Cuando se trata, el pronóstico del bocio es bastante bueno. Un bocio persistente puede provocar síntomas de hipertirodismo (es decir, que un bocio simple puede progresar a bocio nodular tóxico).

< Anterior | Siguiente >
Compartir