¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Qué es el bocio endotorácico y cómo tratarlo

¿Qué es el bocio endotorácico?

Bocio es aumento de tamaño de la glándula tiroides. Generalmente es fácil de reconocer en el examen físico o a simple vista en cara anterior del cuello. En ocasiones el crecimiento del bocio puede exceder los límites de esta región y extenderse a otras, una de ellas es el tórax.  

Un bocio se considera endotorácico o intratorácico cuando más del 50% de la glándula está en el mediastino o en el tórax, o sea, por debajo del nivel del estrecho torácico superior.  Es un cuadro frecuente ocupando mediastino superior en región retraotraqueal o retroesofágico (más raro). La mayoría de las veces es un cuadro adquirido por crecimiento de la glándula a nivel cervical y descenso hacia el tórax.

El diagnóstico es fácil en bocios grandes, cuyo polo inferior no es accesible a la palpación. Se presenta más frecuentemente en mujeres, con una relación de 3:1 y, generalmente, entre la 5 a 6 décadas de la vida. 

En más del 30% es el diagnóstico es un hallazgo en una exploración radiológica con una ocupación mediastínica y es asintomático si no provoca desplazamiento y compresión traqueal. En estos casos la sintomatología es secundaria a la compresión de las estructuras torácicas (disnea, estridor, sensación ahogo, ronquera y dificultad respiratoria al esfuerzo o en decúbito). La disfagia también es un síntoma que puede acompañar a los bocios de extensión posterior. En casos de bocios muy grandes puede afectar a estructuras vasculares, incluso provocar un cuadro de vena cava superior. 

Las pruebas de imagen (radiología simple de tórax y TAC torácico), sirven para localizar, delimitar el tamaño, valorar el grado de compresión y desplazamiento traqueal asociado al bocio.

¿Tratamiento del bocio endotorácico?

El bocio endotorácico responde al tratamiento médico convencional. En los casos de bocio multinodular hiperfuncionante con extensión intratorácica el tratamiento con yodo radioactivo puede ser una opción si esta contraindicado el tratamiento quirúrgico.  Pero el tratamiento quirúrgico es el tratamiento electivo. En los casos de incidentaloma o bocio endotorácico asintomático, se aconseja realizar seguimiento clínico y radiológico. El tratamiento quirúrgico se indica en los bocios de gran tamaño o si existe clínica compresiva asociada.  La vía de abordaje quirúrgico depende del tamaño del bocio y del crecimiento del mismo anterior o posterior. El abordaje por vía cervical ser realizará siempre que sea posible. En aquellos casos de crecimiento posterior o con extensión intratorácica amplia es necesario un abordaje transtorácico o mixto.

La resección parcial o hemitiroidectomía solo está indicada si el crecimiento es exclusivamente unilateral. En la mayoría de los casos sea por vía cervical o transtorácica está indicada la tiroidectomía total.

¿Cuáles son las complicaciones postoperatorias más frecuentes del bocio endotorácico?

La resección parcial no suele provocar complicaciones postquirúrgicas. En los casos de tiroidectomía total, hoy día son poco frecuentes si la técnica electiva es la adecuada.  La hipocalcemia secundaria a la extirpación de las paratiroides, la parálisis recurrencial, hematomas, hemorragias o infecciones de la herida quirúrgica son las complicaciones postquirúrgicas más frecuentes. Las complicaciones de la vía áreas (colapso traqueal o traqueomalacia), son mucho más raras.

 

 

 

< Anterior | Siguiente >
Compartir

¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

HAZ EL TEST arrow_forward