¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Síntomas bocio multinodular - Bata medico bolígrafos y estetoscopio
Compartir

Bocio multinodular: síntomas de la enfermedad

El bocio es un término que hace referencia a una glándula tiroides cuyo tamaño es mayor de lo normal. El bocio recibe la denominación bocio multinodular cuando se manifiesta con varios bultos, que se conocen como nódulos.

Diversos estudios epidemiológicos indican que, cuando se superan los 60 años, casi la mitad de la población tiene un nódulo tiroideo que puede encontrarse al tacto durante un reconocimiento médico o aparecer en pruebas de imagen.

La mayor parte de los casos de bocio multinodular son benignos (no cancerosos), concretamente el 90%. Todos se evalúan para que, en el poco probable caso de que haya nódulos cancerosos, puedan tratarse a tiempo, cuando los tratamientos son más eficaces.

Se calcula que el bocio multinodular afecta a un 0,1%-1,5% de la población cada año.

Esta condición es más frecuente en mujeres que en hombres.

Es posible que oiga al personal sanitario referirse al bocio multinodular de tiroides con alguna de estas otras denominaciones:

  • Enfermedad de Plummer
  • Tirotoxicosis por bocio nodular
  • Bocio multinodular tóxico
  • MNG, su acrónimo en inglés
  • Tiroides hiperactiva-bocio nodular tóxico
  • Hipertiroidismo

Bocio multinodular: Síntomas

Una particularidad del bocio multinodular es que muchas veces no presenta síntomas, y el médico lo detecta durante un reconocimiento o al analizar pruebas de diagnóstico que se habían solicitado por algún motivo diferente a la evaluación de la salud de la tiroides.

Cuando el bocio multinodular es tóxico, la tiroides está produciendo cantidades excesivas de hormonas tiroideas, que circulan por el organismo y pueden provocar síntomas propios del hipertiroidismo, incluyendo:

  • Irritabilidad
  • Nerviosismo
  • Cambios bruscos del estado de ánimo
  • Fatiga
  • Debilidad muscular
  • Calambres musculares
  • Intolerancia al calor
  • Dificultad para dormir
  • Temblores en las manos
  • Aumento de la tasa cardiaca (frecuencia de latidos del corazón)
  • Pérdida de peso que no se explica por otra causa
  • Movimientos intestinales frecuentes
  • Aumento del apetito
  • Hipersudoración
  • Alteraciones del ciclo menstrual
  • El abultamiento de los ojos que se observa en algunos casos de enfermedad de Graves (hipertiroidismo de origen autoinmune) no se produce en los pacientes con bocio multinodular tóxico.

Las causas del bocio multinodular tóxico

No se conoce con certeza cuál es la causa del bocio multinodular, aunque la exposición a niveles altos de yodo, por ejemplo al tomar ciertos medicamentos, y ciertos rasgos genéticos pueden tener que ver con las probabilidades de desarrollar esta condición.

Cómo se diagnostica el bocio multinodular

Es habitual que el médico detecte nódulos en un reconocimiento físico. Ante esta situación, es posible que solicite la realización de diversas pruebas, incluyendo:

  • Prueba de niveles hormonales (T3, T4) en un análisis de sangre
  • Prueba de TSH en un análisis de sangre
  • Prueba de captación de yodo
  • Ecografía de tiroides

Estas pruebas se llevan a cabo para saber si el resto de la tiroides está sana y funciona correctamente o si la glándula está afectada.

La prueba que se emplea para determinar si un nódulo es benigno o no es una biopsia de aguja (PAAF tiroidea) que consiste en acceder al nódulo con una pequeña aguja. Puede usarse la ecografía para guiar la aguja durante el procedimiento o, si el nódulo es palpable, usando los dedos. Con la aguja se aspiran células para su posterior estudio en el laboratorio. El criterio más extendido es realizar biopsia cuando el nódulo mide un centímetro o más, aunque puede variar según el criterio del clínico o las condiciones de salud de cada paciente.

Cómo se trata el bocio multinodular

  • Existen medicamentos que pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas del hipertiroidismo
  • Otros fármacos pueden bloquear o cambiar el modo en el que la glándula tiroides emplea el yodo pueden usarse antes de la cirugía o como tratamiento a largo plazo
  • La terapia con yodo radiactivo, que se administra de forma oral

La cirugía se emplea:

  • Si el bocio es muy grande o causa problemas para respirar o tragar
  • Si hay cáncer de tiroides. La mayor parte de los cánceres de la tiroides son curables y es raro que pongan en peligro la vida de los pacientes.
  • Si el caso requiere un tratamiento rápido

Si se controla debidamente con la orientación del médico el bocio nodular tiene buen pronóstico. Cuando no reciben el tratamiento, puede dar lugar a las siguientes complicaciones:

  • Cardiacas
    • Insuficiencia cardiaca
    • Fibrilación auricular (ritmo irregular)
    • Ritmo cardiaco acelerado
  • Otras
    • Pérdida de masa ósea (osteoporosis)
    • Tormenta tiroidea o crisis tiroidea-Un empeoramiento agudo de los síntomas de hipertiroidismo, a veces relacionado con el estrés o las infecciones. Es una urgencia médica. Puede provocar:
      • Dolor abdominal
      • Agudeza mental disminuida
      • Fiebre
      • Dificultad al tragar o al respirar (por la presión que la tiroides que ha aumentado de tamaño ejerce en la tráquea o el esófago)

Cuando los nódulos son benignos o demasiado pequeños para practicar una biopsia, se establecerá un plan de seguimiento estrecho con ecografías y reconocimientos físicos periódicos. También se considera que la cirugía es aconsejable cuando un nódulo es benigno, pero sigue creciendo o muestra indicios de alteraciones preocupantes en alguna de las revisiones médicas.

< Anterior | Siguiente >
Compartir