¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Operación
Compartir

¿Cómo se realiza la ecografía Doppler de la tiroides?

La ecografía de la tiroides, en general, es una prueba de diagnóstico no invasiva que se ha consolidado como un instrumento de uso muy extendido para evaluar el estado de la glándula y controlar las enfermedades que podrían afectarla. La ecografía es una prueba segura y permite diagnosticar diversas enfermedades, aunque también se emplea para valorar la reacción de los pacientes a los tratamientos de diversas condiciones. La ecografía Doppler es un tipo de ecografía que se caracteriza porque permite calcular el flujo de sangre en los vasos sanguíneos. En una ecografía normal esto no es posible.

 

La ecografía Doppler se emplea en el diagnóstico de muchas afecciones, incluyendo el bloqueo de arterias o la formación de coágulos. En la tiroides, el hecho de que se evalúe el flujo sanguíneo en la glándula permite diferenciar la enfermedad de Graves (hipertiroidismo primario o autoinmune) de la tiroiditis indolente, por ejemplo.

 

En 1987, se utilizó por primera vez la ecografía Doppler para mostrar el flujo de sangre en la glándula tiroides. El flujo estaba aumentado en los pacientes con enfermedad de Graves (hipertiroidismo). A partir de entonces, este instrumento ha servido para investigar el origen de la tirotoxicosis (aumento patológico de los niveles de hormonas tiroideas en el organismo).

 

Entre otros parámetros se han medido:

 

  • El patrón de circulación en el parénquima tiroideo (el tejido formado por células tiroideas)
  • El flujo en áreas determinadas de su anatomía
  • La velocidad a la cual circula la sangre en la arteria tiroidea

 

Aún siguen realizándose estudios para determinar cuándo es mejor utilizar la ecografía Doppler y cuándo puede ofrecer datos más relevantes para elegir el mejor tratamiento posible para cada paciente.

 

El “infierno tiroideo”

 

Una de las cuestiones que los expertos están intentando determinar es si la ecografía Doppler en color puede ser mejor que la ecografía en escala de grises para diferenciar los nódulos tiroideos malignos de los benignos, algo que aún no se ha demostrado.

 

Para averiguarlo, un equipo de investigadores comparó los resultados de la ecografía Doppler de pacientes con enfermedad de Graves, voluntarios sanos y pacientes con otras enfermedades de la tiroides, incluyendo bocio multinodular y carcinoma papilar de tiroides.

 

En todas las personas que padecían enfermedad de Graves, los científicos observaron un patrón de flujo sanguíneo que llamaron “infierno tiroideo”: múltiples áreas pequeñas de flujo intratiroideo que se veían tanto en la sístole (movimiento de contracción de los vasos sanguíneos) como en la diástole (movimiento de dilatación). En la sístole la velocidad era un flujo de alta velocidad, pero también lento por momentos. En la diástole, había menos áreas de flujo, siempre más lento. Este particular patrón no se observó en ninguna de las personas participantes libres de la enfermedad.

 

FUENTES

Chaudhary, V and Bano, S. Thyroid ultrasound. Indian J Endocrinol Metab. 2013 Mar-Apr; 17(2): 219–227.

Mayo Clinic. Patient Care & Health Information.

Hiraiwa T, et al. Use of Color Doppler Ultrasonography to Measure Thyroid Blood Flow and Differentiate Graves' Disease from Painless Thyroiditis. Eur Thyroid J. 2013 Jun; 2(2): 120–126.

Solbiati L, Charboneau JW, Osti V, James EM, Hay ID. The thyroid gland. In: Rumack CM, Wilson SR, Charboneau JW, editors. Diagnostic Ultrasound. 3rd ed. Vol. 1. St. Louis, Missouri: Elsevier Mosby; 2005. pp. 735–70.

Rosario P, et al. Is Doppler ultrasound of additional value to gray-scale ultrasound in differentiating malignant and benign thyroid nodules? Arch. Endocrinol. Metab. vol.59 no.1 São Paulo Feb. 2015

Fobbe F, et al. Appearance of thyroid diseases using colour-coded duplex sonography. Eur J Radiol. 1989 Feb;9(1):29-31.

Ralls PW, et al. Color-flow Doppler sonography in Graves disease: "thyroid inferno". AJR Am J Roentgenol. 1988 Apr;150(4):781-4.

< Anterior | Siguiente >
Compartir