¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

La enfermedad de Graves y el embarazo: ¿Qué consecuencias tiene?

Introducción a la enfermedad de Graves

La causa más frecuente de hipertiroidismo es la enfermedad de Graves, que consiste en la sobreproducción de hormonas tiroideas causada por anticuerpos que estimulan la glándula tiroides, haciendo que ésta aumente su tamaño y su actividad. Esta forma de hipertiroidismo tiene un componente familiar y se presenta con mayor frecuencia en mujeres jóvenes.

Una glándula tiroides sana funciona con normalidad durante el embarazo, de modo que enfermedad de Graves y embarazo no tienen por qué ir de la mano. Menos de una de cada cien mujeres padece hipertiroidismo durante la gestación. Algunos estudios estiman que el hipertiroidismo durante el embarazo provocado por enfermedad de Graves se produce en una de cada 1.500 mujeres.

La enfermedad de Graves es una alteración en el funcionamiento del sistema inmunológico del organismo, el que nos defiende de las infecciones. Los expertos creen que se debe a que ciertos anticuerpos funcionan de forma indebida y estimulan la glándula tiroides haciendo que produzca demasiadas hormonas tiroideas, más de las que el organismo necesita. La enfermedad de Graves y el embarazo son cuestiones que su médico le ayudará a controlar para cuidar su salud y la de su bebé.

En mujeres embarazadas que han tenido enfermedad de Graves en el pasado, o que la padecen cuando empieza la gestación, el médico puede realizar pruebas como una ecografía de la tiroides del feto, para ver cómo está funcionando la glándula. El equipo médico puede incluir internistas, médicos endocrinólogos, ginecólogos y pediatras, entre otros profesionales, que colaborarán para hacer que la tiroides de la madre y el futuro hijo funcionen con normalidad.

  • ¿Cuáles son los riesgos y consecuencias de la enfermedad de Graves y el embarazo en la madre?

La enfermedad de Graves puede presentarse durante el primer trimestre -en pacientes embarazadas libres de ella, o bien empeorar en esa fase de la gestación en mujeres que ya habían sido diagnosticadas antes de quedarse en estado. Además de los síntomas típicos de la enfermedad de Graves, el hipertiroidismo mal tratado en mujeres embarazadas está asociado a:

  • Parto prematuro
  • Complicaciones serias como preeclampsia
  • Riesgo incrementado de desarrollar hipertiroidismo severo (tormenta tiroidea)

Lo más habitual es que la enfermedad mejore durante el último trimestre de la gestación, y es posible que empeore después de que la mujer dé a luz.

  • ¿Cuáles son los riesgos y consecuencias de la enfermedad de Graves y el embarazo en el bebé?

Los riesgos para la salud del bebé por efecto de la enfermedad de Graves en la madre pueden presentarse por tres mecanismos diferentes:

  1. Hipertiroidismo materno no controlado, que se ha asociado con
    1. Taquicardia fetal (ritmo cardiaco acelerado)
    2. Talla reducida
    3. Parto prematuro
    4. Muerte fetal
    5. Malformaciones congénitas

Es uno de los motivos por los que es importantísimo tratar el hipertiroidismo de la madre.

  1. Niveles extremadamente altos de inmunoglobulinas estimulantes de la tiroides, que pueden atravesar la placenta y afectar a la tiroides del feto. Aunque se presentan con poca frecuencia, los niveles elevados de estas sustancias pueden causar
    1. Hipertiroidismo fetal – durante el embarazo
    2. Hipertiroidismo neonatal- después del parto

Es importante informar al médico si la paciente embarazada ha recibido tratamiento para la enfermedad de Graves en el pasado, para que éste pueda controlar de forma adecuada la salud del feto durante el embarazo.

  1. Terapia antitiroidea, ya que algunos de los fármacos que sirven para tratar el hipertiroidismo pueden atravesar la placenta, afectando a la función tiroidea del feto y causando bocio en el bebé.
  • Tras el parto, ¿cuál es el avance de la enfermedad?

Es típico que la enfermedad de Graves empeore después del parto, algo que sucede con frecuencia durante los tres meses siguientes. Por eso suele ser habitual que el médico tenga que ajustar la medicación, incrementando las dosis. También se realizan controles de la función tiroidea con mayor frecuencia.

En el bebé, puede presentarse tirotoxicosis neonatal (desde el momento del parto) y en los días siguientes, que pueden remitir en unos meses, cuando en el organismo del niño ya no quedan anticuerpos de la madre.

 

 

FUENTES

University of Rochester Health Encyclopedia. Health Encyclopedia

Luton D, et al. Management of Graves' disease during pregnancy: the key role of fetal thyroid gland monitoring. J Clin Endocrinol Metab. 2005 Nov;90(11):6093-8. Epub 2005 Aug 23.

American Thyroid Association. Pregnancy and Thyroid Disease.

Chan, GW y Mandel, SJ. Therapy Insight: management of Graves' disease during pregnancy. Nature Clinical Practice Endocrinology & Metabolism volume 3, pages 470–478 (2007) 

https://www.urmc.rochester.edu/encyclopedia/content.aspx?contenttypeid=90&contentid=P02460

https://www.thyroid.org/thyroid-disease-pregnancy/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16118343

https://www.nature.com/articles/ncpendmet0508

< Anterior | Siguiente >
Compartir