¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Funcionamiento tiroides - Foto barbilla cuello mujer rubia
Compartir

¿Cómo cuidar la glándula tiroides?

Alimentación para cuidar la tiroides

La alimentación es un factor importante a la hora de cuidar la glándula tiroides y la salud en general. La dieta mediterránea, con moderación y variada, está recomendada para sentirse mejor y tener más energía, ya que aporta todos los nutrientes necesarios para nuestro organismo.

La falta de yodo puede derivar en bocio (aumento de tamaño de la tiroides) o en hipotiroidismo. Por ese motivo, se recomienda incorporar a la dieta sal yodada, además de consumir productos ricos en este mineral:

  • Pescado
  • Mariscos
  • Lácteos
  • Huevos

La deficiencia de yodo en la alimentación hace que otras carencias (hierro, vitamina A, selenio) también aumenten el riesgo de bocio.

Asimismo, se recomienda moderar el consumo de soja en la dieta de los adultos y evitarlo en la infancia como una forma de cuidar la tiroides, ya que puede inducir o agravar el hipotiroidismo.

En los casos donde hay un exceso de hormonas tiroideas, hipertiroidismo, los niveles de zinc se ven afectados. Por ese motivo es recomendable consumir alimentos relativamente ricos en zinc como una forma de cuidar la tiroides:

  • Carne
  • Productos lácteos
  • Nueces
  • Legumbres
  • Cereales de grano entero

No se recomienda tomar suplementos nutricionales a menos que lo recomiende el médico, ya que los excesos de algunos nutrientes son tan o más perjudiciales que su escasez.

Hábitos para cuidar la tiroides

El tabaco contiene, entre muchas sustancias tóxicas, el tiocianato, que actúa como un inhibidor de la captación de yodo. Cuando se combina la deficiencia de yodo con el consumo de tabaco, la prevalencia de bocio es mayor.

Llevar una vida tranquila y controlar el estrés también puede beneficiarnos notablemente como medida para cuidar la tiroides.

Además, el diagnóstico precoz de cualquier alteración tiroidea es una estrategia que contribuye enormemente a cuidar la tiroides. Si nota la aparición de síntomas es importante consultar, cuanto antes, con su médico habitual para salir de dudas.

Ejercicio para cuidar la tiroides

Hacer ejercicio de manera regular es una sana costumbre que también beneficiará a nuestra glándula tiroides, pues mejora la circulación y ayudará a prevenir el aumento de peso.

Diversos estudios han analizado el impacto de la actividad física habitual en el funcionamiento de la tiroides.

Entre otros, un análisis de 20 pacientes con hipotiroidismo, a los cuales se sometió a pruebas para comprobar sus niveles de:

  1. Triyodotironina (T3)
  2. Tiroxina (T4)
  3. Hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés)

Las pruebas de niveles de hormonas en sangre se realizaron antes y después de tres meses durante los cuales los sujetos se dividieron entre quienes hacían ejercicio durante una hora al día como una forma de estar bien en general y de cuidar la tiroides y quienes no realizaban actividades físicas.

Los niveles de TSH eran más bajos en los pacientes que realizaban actividad física, mientras que los niveles correspondientes de T3 y T4 eran altos. Ninguno de estos hallazgos se produjo en las personas que no realizaban ejercicio. Además, el peso corporal medio de las personas que realizaban actividades físicas de forma habitual también fue más reducido.

Los autores llegaron a la conclusión de que todas las personas con hipotiroidismo deberían hacer ejercicio de forma habitual además de tomar su medicación como una forma de mejorar el funcionamiento de su glándula tiroides.

 

 

FUENTES
Bansal A, Kaushik A, Singh C M, Sharma V, Singh H. The effect of regular physical exercise on the thyroid function of treated hypothyroid patients: An interventional study at a tertiary care center in Bastar region of India . Arch Med Health Sci 2015;3:244-6

< Anterior | Siguiente >
Compartir