Compartir

Hipocalcemia después de operación de tiroides

¿Qué es la hipocalcemia?

Los niveles plasmáticos de Calcio (Ca) y Fosforo (P), están perfectamente regulados en el sujeto sano, y se mantiene el producto Ca/P de forma constante. Las cifras de normalidad de Ca se mantienen constantes entre 8.5 y 10 mg/dl. La hipocalcemia se produce cuando los niveles de Ca son inferiores a 8,5 mg/dl y la gravedad de la hipocalcemia será mayor cuanto mas bajos sean los niveles plasmáticos. Un nivel de Ca plasmático corregido por debajo de 7,5 mg/dl debe considerarse como hipocalcemia grave.

Las casusas de hipocalcemia pueden ser múltiples. La mas frecuente es secundaria al Hipoparatiroidismo (la mayoría de las veces consecuencia de la cirugía tiroidea o paratiroidea), pero existen otras causas de hipocalcemia, como el pseudohipoparatiroidismo, deficiencia de vitamina D o enfermedad renal etc.

Sintomatología de la hipocalcemia

La hipocalcemia leve suele ser asintomática, mucho mas cuando es transitoria. Los síntomas más frecuentes de la hipocalcemia son parestesias (adormecimiento y hormigueo de los dedos), espasmos faciales o del carpo, reflejos hiperactivos, irritabilidad. Cuando los síntomas persisten se puede probar un cuadro denominado “tetania”, que se caracteriza por síntomas sensitivos, como parestesias en los labios, la lengua, los dedos de las manos y los pies, espasmos en cara, manos y pies que pueden ser prolongados y dolorosos y se acompañan de mialgias generalizadas. Los síntomas de tetania son más frecuentes con niveles de Ca plasmáticos por debajo de 7.5 mg/dl, pero a veces en hipocalcemias más leves se pueden observar estos datos clínicos con signos clínicos como los de Chvostek y Trousseau.

Causas principales de la hipocalcemia tras la cirugía tiroidea

La glándula tiroidea es una glándula muy vascularizada, por lo que el sangrado local en la cirugía es frecuente, más en los casos de hiperfunción tiroidea en las que muchas veces es preciso una preparación quirúrgica con solución de Lugol para endurecer la glándula y evitar sangrado excesivo. El cirujano debe prestar especial cuidado en la cirugía para preservar las glándulas paratiroideas (4-5 pequeñas glándulas situadas detrás de tiroides y regulan el metabolismo del calcio a través de la hormona paratiroidea) y que deben ser identificadas. La aparición de hipoparatiroidismo transitorio con hipercalcemia es relativamente frecuente tras cirugía tiroidea (hasta un 20% de los casos). En las cirugías parciales de glándula tiroidea (Hemitiroidecotmia), es más rara la afectación paratiroidea y por tanto la hipocalcemia postquirúrgica. En la tiroidectomía total o ampliada el desarrollo de hipoparatiroidismo postquirúrgico y por tanto la hipocalcemia secundaria es mas frecuente. Se considera un hipoparatiroidismo transitorio si los niveles de calcio se recuperan antes del año de la cirugía. A partir de ese tiempo hablamos de hipoparatiroidismo permanente.

La cirugía de los adenomas paratiroideos en el caso de hiperparatiroidismo, que cursan con hipercalcemia de base, hay que monitorizar los niveles de Ca para prevenir la hipocalcemia por un cuadro denominada “hueso hambriento”, que provoca hipcalcemia brusca y sintomática

Como tratarla

Después de la cirugía de tiroides, parcial o total, es preciso monitorizar los niveles de Calcio durante las primeras horas o incluso días, si existe sospecha de irritación o incluso extirpación de alguna glándula paratiroidea. En casos de hipocalcemia aguda, sintomática o con niveles de calcio muy bajos debe tratarse mediante la administración de calcio por vía intravenosa (Gluconato cálcico) monitorizando tanto la clínica, constantes como los niveles de Ca / P y magnesio (Mg) y electrocardiograma.

En el caso de la hipocalcemia crónica, el calcio se suplementa por vía oral administrando suplementos de Ca elemento (gluconato o carbonato) dosis de 0,5 a 3 g/dia + vitamina D asociada por vía oral, para así mantener los niveles normales de Ca en sangre. En los casos de hipoparatiroidismo permanente, administramos conjuntamente calcitriol en dosis de 0,25 a 0,75 microgramos diarios, para evitar altas dosis de calcio elemento y controlar mejor los niveles plasmáticos de Ca evitando el incremento de P en plasma. La suplementación con Mg, a veces es necesaria si no somos capaces de conseguir normalizar los niveles plasmáticos de Ca/P

< Anterior | Siguiente >
Compartir

¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

HAZ EL TEST arrow_forward