¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

Hipotiroidismo adquirido

El hipotiroidismo (HT) es un síndrome clínico que se produce por una deficiencia de hormonas tiroideas.

Etiología

El HT puede clasificarse como:

  1. Primario (insuficiencia tiroidea) (con mucho el más frecuente)
  2. Secundario (debido a deficiencia de TSH hipofisaria)
  3. Terciario (debido a deficiencia hipotalámica de TRH)
  4. Puede deberse a resistencia periférica a la acción de hormonas tiroideas.

El HT también puede clasificarse como con bocio o sin bocio, pero esta clasificación probablemente es insatisfactoria, porque la tiroiditis de Hashimoto (tiroiditis autoinmunitaria) puede producir HT con un bocio o sin éste. La tercera clasificación que podemos realizar es de hipotiroidismo congénito (debido a agenesia tiroidea, tiroides sublingual o errores congénitos de la síntesis de hormonas tiroideas), con prevalencia baja y detectado normalmente con el screening de TSH en recién nacidos e hipotiroidismo adquirido con mucho el más frecuente.

¿Qué es el hipotiroidismo adquirido?

El hipotiroidismo adquirido es con mucho la causa más frecuente de todos los casos. Actualmente la etiología autoinmune representa la mayoría de los casos diagnosticados de HT adquirido. Sin embargo, es preciso descartar otras causas: deficiencia de iodo, HT adquirido post administración de radioiodo, post tiroidectomía, HT inducido por sobrecarga iodada, tiroiditis subagudas, o inducido por fármacos (interferón-alfa, amiodarona, litio). Menos frecuentes aún son los casos de HT adquiridos de origen secundario (lesiones hipofisarias), terciarios (hipotalámicas) o los cuadros de resistencias a hormonas siempre difícil de interpretar clínicamente.

Síntomas

La sintomatología es muy variable dependiendo de la duración antes del diagnóstico y de la intensidad del déficit hormonal (subclínico, leve, moderado o profundo). En adultos, los datos comunes de hipotiroidismo moderado a grave son fatigabilidad fácil, sensibilidad al frío, aumento de peso discreto, estreñimiento, anormalidades menstruales, en especial menorragia, y calambres musculares.

Los datos físicos pueden incluir piel fría, áspera y seca, cara y manos abotagadas, voz ronca y reflejos lentos. La conversión reducida de caroteno en vitamina A, y la concentración sanguínea aumentada de caroteno, pueden impartir un color amarillento a la piel. Sin embargo, muchos de los síntomas y signos, o todos, están disminuidos o no se observan en pacientes con grados más leves de insuficiencia tiroidea. Es frecuente la bradicardia a veces asociadas a otros datos de patología cardiovascular como cardiomegalia y derrame pericárdico en casos de HT profundo.

Los trastornos de enlentecimiento de la frecuencia respiratoria, del peristaltismo intestinal, presencia de anemia y deterioro de la función renal, miopatías, disfunción cognitiva y alteraciones en el sistema reproductivo pueden manifestarse en función de la gravedad del cuadro. En un extremo hoy día excepcional estos síntomas agravados dan lugar al denominado coma mixedematoso.

Tratamiento

El tratamiento del hipotiroidismo adquirido se basa en el reemplazo hormonal sustitutivo con hormona tiroidea (Levotiroxina). Generalmente esta indicado cuando los niveles de TSH son superiores a 10 mU/L El hipotiroidismo subclínico puede tener indicaciones de tratamiento si existe clínica que lo aconseje o en edad fértil con deseo de gestación

La vida media de la T4 es de alrededor de siete días, de modo que sólo necesita administrarse una vez al día (preferentemente ½ hora antes del desayuno. Las dosis de reemplazo de T4 en adultos varía de 0.05 a 0.2mg/día, con una media de alrededor de 0.125 mg/día. La dosis de T4 varía de acuerdo con la edad y el peso corporal del paciente. En adultos de edad avanzada, la dosis de reemplazo por lo general es más baja, de alrededor de 1.6 μg/kg/día.

Hoy disponemos de una amplia dosificación de T4 levotiroxina desde 25 a 200 mcg/comprimido, con escasa variabilidad, que permiten una dosificación precisa e individualizada. La titulación debe realizarse de forma progresiva administrando la hormona tiroidea progresivamente los primeros 15-30 días y la monitorización del tratamiento se realiza determinando los niveles de T4l y TSH según criterios clínicos.

< Anterior | Siguiente >
Compartir