¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Compartir

¿Qué es el Hipotiroidismo central?

La mayoría de los casos de Hipotiroidismo son debidos a una disminución de actividad de la glándula tiroides, bien de carácter autoinmune, por deficiencia iodada, o tras tiroidectomías. Esto es lo que llamamos Hipotiroidismo primario. Sin embargo, hay que considerar otras causas de hipofunción tiroidea por disfunción hipotalámica o hipofisaria. En este caso hablamos de Hipotiroidismo central. Cuando la alteración que provoca la disminución de secreción de hormonas tiroideas se localiza en hipófisis hablamos de Hipotiroidismo secundario y si es hipotalámica hablamos de Hipotiroidismo terciario.

El Hipotiroidismo central es una entidad poco frecuente y puede ser congénito o adquirido. Los déficits congénitos generalmente son debidos a alteraciones anatómicas de la región hipotálamo-hipofisaria y la deficiencia de función tiroidea se asocia a otros déficits hormonales hipofisarios. En los casos adquiridos las causas más frecuentes son los tumores hipofisarios, aunque hay casos secundarios a lesiones hipotalámicas, enfermedades infiltrativas, hipofisitis crónicas o traumatismos craneoencefálicos. Sin embargo, cada vez son más frecuentes las causas farmacológicas que suprimen directamente la secreción de TSH hipofisaria (fármacos antiepilépticos, inmunoterápicos y antineoplásicos).

La clínica del hipotiroidismo central, si no se acompaña de otras alteraciones hormonales secundarias a una interrupción parcial o completa del eje hipotálamo-hipofisario, no difiere de otros síntomas de hipotiroidismo, pero los síntomas son poco pronunciados y puede pasar inadvertido. En el caso de que exista afectación de otros ejes (gonadotropo, somatotropo o adrenal), o efecto masa por presencia de lesión expansiva, el diagnóstico clínico es más complejo. 

Debemos sospechar un Hipotiroidismo central si a nivel bioquímico encontramos cifras de hormonas tiroideas normales o bajas en presencia de niveles TSH inadecuadamente bajos o normales. Más dificultad plantea el diagnostico diferencial del Hipotiroidismo secundario o terciario. La respuesta de TSH al estímulo con TSH (su péptido hipotalámico estimulador), es útil para el diagnóstico de Hipotiroidismo central, especialmente si los niveles de TSH están en rango bajo, pero en la práctica no es capaz de distinguir entre alteración hipofisaria o hipotalámica.

El tratamiento con levotiroxina sódica por vía oral no difiere del Hipotiroidismo primario, pero a diferencia de este, los niveles plasmáticos de TSH no son útiles para monitorizar la respuesta. Es necesario valorar los niveles de T4l para valorar la titulación de respuesta. Si los niveles son bajas, debe incrementarse y si son altos disminuirla.

< Anterior | Siguiente >
Compartir