¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Riesgos hipotiroidismo en el embarazo
Compartir

Hipotiroidismo congénito en bebés

Se habla de hipotiroidismo congénito cuando se detecta una insuficiencia en el funcionamiento de la glándula tiroides poco después del nacimiento de un bebé.

“Congénito” es el término que se aplica a todas las condiciones que se presentan desde el momento del nacimiento. Cuando un bebé padece hipotiroidismo congénito, su glándula tiroides no puede producir la cantidad suficiente de hormonas que su organismo necesita para funcionar y desarrollarse correctamente.

Los niños afectados por hipotiroidismo congénito se diagnostican y tratan a tiempo en los países desarrollados, que cuentan con los recursos necesarios para haber puesto en marcha hace tiempo programas de detección en todos los recién nacidos, ya que el hipotiroidismo congénito en bebés puede tener graves consecuencias si no se controla.

De hecho, algunos expertos se han referido a los programas de cribado neonatal del hipotiroidismo congénito como “uno de los mayores logros en la historia de la pediatría”.

El hipotiroidismo congénito puede deberse a:

  • Un desarrollo insuficiente de la glándula tiroides durante la gestación, que también se conoce como disgenesia
  • Una alteración en el funcionamiento de la glándula tiroides (dishormonogénesis tiroidea)

Estas alteraciones pueden dar lugar a hipotiroidismo congénito transitorio o permanente. Las causas más comunes de hipotiroidismo transitorio en bebés son: la deficiencia de yodo, el exceso de yodo, medicamentos o anticuerpos contra el receptor de TSH que bloquean la tiroides (que pasaron de la madre al bebé por la placenta) o bebés nacidos prematuros.

Síntomas y signos de hipotiroidismo congénito

Los síntomas de hipotiroidismo congénito en bebés hacen referencia a las consecuencias de la enfermedad que manifiesta el paciente, mientras que los signos son parámetros analíticos -entre otros- que se detectan de forma objetiva al realizar pruebas médicas.

Los expertos advierten que aproximadamente algo más de la mitad de los bebés que nacen con hipotiroidismo congénito no muestran síntomas. Por eso se han implantado pruebas universales que se practican a todos los recién nacidos. La prueba se denomina popularmente “prueba del talón”, y sirve para descartar el hipotiroidismo congénito.

A pesar de esto, algunas veces el hipotiroidismo congénito en bebés puede manifestarse con síntomas como:

  • Estreñimiento
  • Problemas para alimentarse
  • Somnolencia excesiva
  • Extremidades frías al tacto
  • Bajo tono muscular (una falta de tensión en los músculos del niño)
  • Ictericia (tono amarillento en la piel)
  • Crecimiento por debajo de los estándares que se consideran normales

Hipotiroidismo congénito: Diagnóstico

Para diagnosticar hipotiroidismo congénito el equipo médico mide los niveles de hormona TSH (hormona estimulante de la tiroides) y de hormona T4 (también conocida como tiroxina) -aunque este segundo análisis no es imprescindible- en un análisis de sangre que se extrae del talón del bebé con un simple pinchazo en el talón del niño (de ahí la denominación popular “prueba del talón”).

En la actualidad, todos los centros hospitalarios españoles practican la medición de niveles de TSH por medio de la prueba del talón, mientras que la medición de ambas hormonas al recién nacido, tanto la TSH como la T4 se practica de forma simultánea únicamente en algunas comunidades autónomas (Cantabria, Navarra y el País Vasco). Es posible que, en función de los resultados de la prueba inicial de TSH o de las características de un caso específico se lleve a cabo el análisis de T4 con posterioridad a la prueba del talón.

En general, no se considera necesario obtener imágenes de la tiroides para confirmar el diagnóstico de hipotiroidismo congénito. Sin embargo, algunos especialistas consideran que esta prueba puede ofrecer información relevante sobre el origen de la enfermedad.
Otras pruebas que pueden realizarse son la ecografía de tiroides, la radiografía de rodilla para comprobar el desarrollo del bebé y otras pruebas para evaluar las consecuencias del hipotiroidismo congénito.

Hipotiroidismo congénito: tratamiento

Si, tras realizar la prueba de cribado de hipotiroidismo congénito en bebés, se produce un resultado positivo, el bebé será referido a un especialista.

El tratamiento del hipotiroidismo congénito consiste en administrar al niño las hormonas que su cuerpo no está produciendo en cantidades suficientes. El equipo médico calculará la dosis necesaria para el bebé a partir de mediciones frecuentes de sus niveles de hormonas, e irá adaptando la dosis en función de los resultados para que el tratamiento sea óptimo.

Esa es la razón de que al bebé se le practiquen análisis cada pocas semanas durante el primer año de vida, que en etapas más avanzadas pueden ir espaciándose, por ejemplo cada tres o seis meses a lo largo de toda su infancia.

Dado que las hormonas que produce la glándula tiroides son de una importancia crucial para el desarrollo y la maduración del cerebro durante el embarazo y los tres primeros años de vida, el tratamiento del hipotiroidismo congénito es imprescindible.

Esta condición es una de las causas más frecuentes de las alteraciones del desarrollo neurológico, que pueden prevenirse con el diagnóstico precoz y el tratamiento adecuado.

 

FUENTES
Rodríguez Sánchez et al. Diagnosis and follow-up of patients with congenital hypothyroidism detected by neonatal screening. Anales de Pediatría 2019; 90 (4): pages 250.e1-250.e8 (01 April 2019.
Maynika V. Rastogi y Stephen H. LaFranchi. Congenital hypothyroidism. Orphanet J Rare Dis. 2010; 5: 17.
British Thyroid Foundation. Congenital hypothyroidism.
American Thyroid Association. Congenital Hypothyroidism.

< Anterior | Siguiente >
Compartir