¿Tienes síntomas de disfunción tiroidea?

Accede a nuestro cuestionario y sal de dudas.

HAZLO AHORA arrow_forward
Riesgos hipotiroidismo en el embarazo
Compartir

¿Qué riesgos pueden surgir en el embarazo al tener hipotiroidismo?

Las enfermedades tiroideas son un conjunto de alteraciones que afectan a la glándula tiroides, que se encuentra en la base del cuello y produce hormonas que regulan numerosas funciones del organismo, incluyendo el modo en el cual se utiliza la energía y la frecuencia de los latidos del corazón.

 

Cuando la tiroides no produce suficientes hormonas se habla de hipotiroidismo, una condición que hace que las funciones del cuerpo se ralenticen.

 

Es posible tener un embarazo sano y proteger la salud del futuro hijo cuando se tiene alguna enfermedad tiroidea, siempre con la supervisión del equipo médico y cumpliendo de forma estricta el tratamiento recomendado.

 

Las hormonas tiroideas son cruciales para el desarrollo normal del cerebro del bebé y de todo su sistema nervioso.

  • Durante los primeros tres meses, el feto depende de las hormonas tiroideas de la madre, que llegan a él a través de la placenta.
  • En torno a la semana 12 de gestación, el bebé empieza a tener una tiroides funcional, pero no produce hormonas en cantidad suficiente hasta las semanas 18-20.

 

El diagnóstico de enfermedades tiroideas durante el embarazo puede ser complicado debido a que, de por sí, en esta etapa los niveles de hormonas son elevados, pero también a que otros síntomas pueden dar lugar a confusión. Lo mejor es someterse a una evaluación médica antes del embarazo para evitar riesgos.

 

Síntomas de hipotiroidismo en el embarazo

Los síntomas de una tiroides hipoactiva durante el embarazo son muchas veces los mismos que los que presentaría cualquier persona con esta condición:

 

  • Fatiga extrema
  • Intolerancia al frío
  • Calambres musculares
  • Estreñimiento severo
  • Problemas de memoria
  • Dificultad para concentrarse

 

Causas

El hipotiroidismo que se presenta durante el embarazo suele tener su origen en la enfermedad de Hashimoto, una condición autoinmune. En el hipotiroidismo debido a enfermedad de Hashimoto el propio sistema inmunológico del paciente fabrica anticuerpos que atacan a la glándula tiroides, haciendo que ésta se inflame y dificultando la producción de hormonas.

 

Riesgos asociados al hipotiroidismo durante el embarazo

Si no se trata, el hipotiroidismo puede desembocar en:        

 

  • Preeclampsia- Una peligrosa elevación de la presión arterial en fases avanzadas de la gestación
  • Anemia
  • Aborto espontáneo
  • Bajo peso al nacer
  • Muerte fetal
  • Insuficiencia cardiaca congestiva (en muy pocos casos)

Todas estas complicaciones son más frecuentes cuando el hipotiroidismo de la madre es severo.

Como las hormonas tiroideas son tan importantes para el desarrollo del sistema nervioso central del feto, cuando el hipotiroidismo no se trata –sobre todo si no se trata durante el primer trimestre de embarazo- se pone en riesgo el desarrollo intelectual del feto, con posible afectación de las funciones cognitivas.

 

Diagnóstico

El médico repasará sus síntomas y llevará a cabo diversos análisis de sangre para medir los niveles de hormonas tiroideas. Es posible que también pida un análisis de anticuerpos para ver si padece enfermedad de Hashimoto.

 

Tratamiento del hipotiroidismo en el embarazo

El tratamiento del hipotiroidismo consiste en reemplazar las hormonas que faltan porque la tiroides no es capaz de producirlas. El medicamento que se emplea en estos casos es seguro para el feto, tiene una importancia enorme hasta que el bebé puede producir hormonas tiroideas por sí mismo y evitará los riesgos del hipotiroidismo en esta etapa del desarrollo.

Si usted ya padecía hipotiroidismo antes de quedarse embarazada y estaba tomando medicación para corregirlo, es probable que necesite ajustar la dosis, para lo que tendrá que acudir a su médico.

La mayor parte de los especialistas en este campo se inclinan por recomendar dos dosis adicionales del tratamiento a la semana. Póngase en contacto con su médico en cuanto sepa que está embarazada.

Lo más habitual es que el médico realice pruebas para comprobar los niveles de hormonas tiroideas cada cuatro o seis semanas durante la primera mitad de la gestación, y al menos una vez más cuando se ha superado la semana 30. Es posible que sea necesario ajustar la dosis de medicación en varias ocasiones.

El impacto del hipotiroidismo en el feto y el recién nacido es enorme, sobre todo si se trata de hipotiroidismo severo. Acuda a su médico para una evaluación y recibir el tratamiento adecuado para reducir al mínimo los riesgos asociados a esta condición.

 

FUENTES

U.S. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Health Information. Endocrine Diseases. Thyroid disease and pregnancy.

Smallridge RC and Ladenson PW. Hypothyroidism in Pregnancy: Consequences to Neonatal Health. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, Volume 86, Issue 6, 1 June 2001, 

 

 

< Anterior | Siguiente >
Compartir